23/10/14

El Credo de las personas en desarrollo (Audio y Video)




La decisión de ser personas que buscan el desarrollo no solo se fundamenta en valores, convicciones, etc., sino también en creencias.

Comparto con todos ustedes El Credo de las personas en desarrollo. Sugiero su lectura, reflexión, análisis y vivencias de este Credo.


El Credo de las personas en desarrollo:

Creo en mi ser, mi presencia y existencia.
Creo en mis sueños, ilusiones y ambiciones.
Creo en mis actos conscientes e inconscientes.
Creo en mis convicciones y aflicciones.
Creo en mi palabra y mi respuesta.
Creo en mis sentimientos y emociones.
Creo en mi risa y mi silencio.
Creo en mi cordura y mi locura.
Creo en mi "miel y mi hiel".
Creo en mi fe, esperanza y el amor.
Creo en mis conocimientos, habilidades y voluntad.
Creo en mi camino y en mi destino.
Creo en mi vida como regalo y mi muerte como legado.
Creo en mí desde ayer hasta siempre.

Hoy, creo en mí.

Así es.

Por Luis Molina Canales
25 de Agosto del 2010

19/10/14

Hay de lagrimas a lagrimas (audio y video)

Hay de lagrimas a lagrimas.
Por supuesto que así es.!

Si hay lágrimas de amor, entonces existen las lágrimas de odio.
Si hay lágrimas de alegría, las hay de tristeza.
Si hay lágrimas de placer,  las hay de dolor.
Si hay lágrimas de bienvenida, las hay de despedida.
Si hay lágrimas de nacimientos, las hay de fallecimientos.
Si hay lágrimas de éxito, las hay de fracaso.
Si hay lágrimas de recuerdos, las hay de olvidos.
Si hay lágrimas por plenitud, las hay de vacío.
Si hay lágrimas de compañía, las hay de soledad.
Si hay lágrimas de valentía, las hay de cobardía.
Si hay lágrimas de esperanza, las hay de desesperanza.
Si hay lágrimas del cuerpo, las hay del alma.

Talentos y más talentos...

de eso estamos llenos los seres humanos, repito: de talentos gratuitos, talentos regalados, talentos engendrados.

Veo y disfruto talentos por doqueir. Talentos en la voz, talentos en la vista, talentos en sus manos,  talentos por su gusto...en fin observo talentos en sus almas. Escucho voces increíblemente hermosas, veo pinturas fantásticamente expresadas, disfruto los aromas y degusto los sabores recreados por terceras personas. En fin, veo, observo, contemplo y disfruto los talentos de los demás.
Cada quien tiene sus talentos, cada quien los usa como quiere, cada quien los comparte y los ofrenda.

Creo que es momento de que todos los seres humanos sumemos los talentos, les añadamos las intenciones y le agreguemos el objetivo común: formar un mundo mejor.

Hasta pronto.