27/12/14

No se trata de los Santos Inocentes...

...se trata de una santa inocencia, la de nuestros hijos o la de nuestra niñez.

Desconozco a fondo la historia de los Santos Inocentes, pero sí conozco las historias de niños con quienes crecí y con quienes compartí aventuras llenas de fantasías y plenas de verdad y de creencias. Creíamos en nosotros mismos, creíamos que la amistad valía, creíamos que seríamos amigos para siempre. Y eso es una gran verdad.

Ser inocente significa creer en lo increíble para los adultos.
Ser inocente significa no tener maldad en el alma.
Ser inocente es desconocer el todo de la vida de la tierra, pero disfrutar los sueños de los cielos de la infancia.
Ser inocente es desconocer la maldad del mundo.
Ser inocente es demostrar al mundo que existe la bondad desde el nacer.
Ser inocente es vivir con la sana intención de disfrutar cada momento, porque cada momento es cada sonrisa, cada esperanza, cada mirada con la que nos encontramos.

Ser inocente es creer en la verdad, la bondad, la hermosura y en Dios.

Hasta pronto.


24/12/14

Feliz Navidad!

Sentirte y Ser Inmensamente Tu es mi regalo para tí.

Creo que cada uno de ustedes recibirá algunos regalos. De ésos, unos le serán útiles y otros les parecerán  sencillamente "bonitos".

Quiero hacerles un regalo, un regalo valioso, que les sea profundamente útil y complementario a sus bienes materiales.
Les ofrezco en una pequeña caja de cartón, envuelta en un hermosos papel con motivos navideños y un sencillo, pero no por eso menos bello, moño.

Les regalo algo para Ser Inmensamente Tu.

Este regalo hará que, de ahora en adelante, sientan y vibren porque cada quien se Siente Inmensamente Tu. Ese Tu, pleno, con sueños de colores e ideales - llenos de claridad-  por lograr.

Tu, inmensamente tu, sin depender de nada ni de nadie.
Tu, inmensamente tu, con sonrisas, alegrias y bonanza.
Tu, inmensamente tu, con esperanza segura de lograr lo que te propongas.
Tu, inmensamente tu, que hace y procura que los demás ganen, crezcan y se desarrollen.

Recuerda que "Tu, Inmensamente Tu" y, por supuesto, intensamente pleno(a) posee seis elementos:

1. Tu ser interno, inmenso y valioso.
2. Tu ser lleno de conocimientos de tu vida presente y futura.
3. Tu ser lleno de habilidades y destrezas para enfrentarte a las viscisitudes de la vida.
4. Tu ser lleno de un gran don: tu voluntad. Esa potencia que te lleva alegremente a donde quieras, con quien sea y a la hora que sea.
5. Tu ser lleno de acciones contundentes, fuertes, intensas y generosas para construir tu mundo interno.
6. Tu ser lleno de logros. Este último elemento es la esencia y piedra angular que te hace sentirte inmensamente tu.

Esto es lo que les puedo regalar porque es lo único que tengo.
Feliz Navidad a todos y cada uno de ustedes.

Hasta pronto.