28/2/15

No todos los Si son positivos o gozosos.

Claro que sí. ¿Quien dice que todos los Si son positivos, funcionan, enriquecen, o se gozan?

Asi como ayer escribimos sobre el No, ahora escribo sobre el Si.
Conocí a un hombre que le decían "el Si de azúcar". Ese hombre a todo y a todos les decía que si ante toda petición favor u orden que se le pedía o daba. Pero no cumplía, ni obedecía. Sin embargo, él se ufanaba de que era positivo y que a todos les decía que sí...(al menos como actitud pero jamás como aptitud).


No todos tenemos  un personal significado e impacto de un sí. No todos alcanzamos a ver el impacto de una afirmación, ni posiblemente de una negación. Por lo tanto, cuidado con un Si o con un No.

Hasta pronto.


Lo invitamos visitar:
www.institutodeperson.net


27/2/15

No todos los NO son negativos o dolorosos.

  Por lo general, se piensa que un No es algo desagradable, porque normalmente buscamos un Si. 

No todos los SI tiene un acento positivo, ni los NO tienen uno negativo.
Cuando alguien me decía un NO como respuesta a algo que yo solicitaba, de inmediato me “desorientaba”, me inmovilizaba, no sabía qué hacer o pensar porque no era la respuesta que yo esperaba. Eso me sucedía antes; un NO me asustaba, jugaba con mi razón, mi emoción y mi esperanza. Ahora ya acciono, no reacciono.
He aprendido a ver un NO como un aliado, nunca como un enemigo. Un NO tiene el poder de hacerme pensar en otras opciones, tiene la fuerza de ayudarme a ampliar los horizontes, a crear, buscar otros caminos, posiblemente otros colores y, definitivamente, otra manera de concebir la vida, mi vida.
Por otra parte, creo que un NO es un “ángel guardián”. Un NO me cuida, un NO me da la oportunidad de algo mejor. Eso  me ha sucedido desde hace cinco años. Hoy fue uno de esos días. Benditos días.
Bienvenido un NO; éste me dará su poder transformador.
Hasta pronto.

www.institutodeperson.net
www.radiodeperson.net

26/2/15

Sí, pero ¿cuando?

Normalmente, tomar decisiones exige un simple sí, pero no decimos cuando.

Tal pareciera que decir sí es parte de una justificación más que de una decisión racional, voluntaria y emocionante, ya que falta la segunda parte: ¿cuando?

Ese tiempo no especificado en el SI, exige la respuesta a la pregunta ¿cuando?
Decidir a tiempo, ejecutar a tiempo, verificar a tiempo es el proceso que requiere la decisión tomada.

Permiteme escribir unas preguntas:

¿Quieres visitar a tu medico?...¿si?...pero ¿cuando?
¿Quieres cuidar tu peso?...¿si?...pero ¿cuando?
¿Quieres leer un libro?...¿si?...pero ¿cuando?
¿Quieres aprender algo?...¿si?...pero ¿cuando?
¿Quieres vivir en paz?...¿si?...pero ¿cuando?

Hasta pronto.

www.institutodeperson.net
www.radiodeperson.net

Gracias por visitar Radio Deperson.

Tengo el gusto de compartir este nuevo sitio para ustedes.
Poco a poco iremos compartiendo temas de reflexión, cuentos, cartas y, sobre todo, música.
Este último es una alimento para el alma.


Gracias por sus visitas.
www.radiodeperson.net

25/2/15

¿Por qué es tan difícil estar en paz con uno mismo?

Una respuesta difícil de contestar a una pregunta fácil de hacer.

He observado, he vivido y he comprendido que el Hombre no es tan inteligente como nos dicen ser, ni tan Bondadoso como nos hacen creer.

Claro que existen personas bondadosas e inteligentes, pero no son mayoría. Creo que el Hombre actual está prefiriendo las cosas materiales a las inmateriales, elige las cosas fáciles a las difíciles, hace las cosas con desgano que con ganas. Logra las cosas para él no para compartirlo con los demás.

He observado, he vivido y he concluido que eL Hombre ni es tan bondadoso como dicen, ni tan inteligente como nos enseñan.

No estoy siendo tan optimista como debiera, ni tan pesimista como quisiera.
He observado, he vivido y he compendido que lo que el Hombre tiene de bondad lo tiene de mentira y lo que tiene de inteligente lo tiene de negligente.

Hasta pronto.


24/2/15

Un hábito de alguien para algunos con ese hábito: No saber decir No.


A mis 30 años de edad, me doy cuenta de un problema muy grande en mi vida: no sé decir NO con firmeza. Y al pensarlo detenidamente, me parece increíble: ¿cómo puede ser posible que no sepa decir NO?

Comienzo por revisar mis ejemplos:

Las amigas me dicen: "ayúdame (a esto o a aquello). Te espero". Yo digo que sí, aunque sepa que a la mera hora les llamaré para decirles: "fíjate que no voy a poder ir"... No me atrevo a decir NO desde un principio, sabiendo que no puedo asistir. Al final salgo con evasivas: "me salió un compromiso de última hora...". No soy capaz de decir: "no, porque no quiero ir". ¿Por qué soy así?

Mi mamá me dice: "hija, ¿puedes llevarme al médico?". Entonces no soy capaz de decir: "no, mamá, ya tengo planes; debes avisarme con anticipación". Al contrario: me siento obligada, forzada, y pienso: "a ver cómo le hago, pero no puedo fallarle a mi mamá, ni puedo explicarle el porqué de mi negativa". Es como si sintiera miedo a que ella se desilusionara de mí y me rechazara... ¿Qué me pasa? ¡Ya no tengo cinco años!

En el trabajo, si mi jefe me dice: "la necesito después de su hora de salida para revisar documentación", no puedo decir: "¡No! Yo ya tengo mi itinerario vespertino". Al contrario: me vuelvo una loca consiguiendo quién me ayude a sacar mis pendientes, ya sea de casa o del compromiso de oficina que me solicitan... Lo más triste es que no puedo cuestionar al jefe y decirle: "¿por qué no me avisa a tiempo?". O, más aún, exigirle que me tome parecer y que programemos con tiempo las actividades, para que se ajuste también a mis posibilidades reales... Es como si yo estuviera al servicio de todos, menos de mí misma.

¡Y peor todavía!, con mis hijos: a todo lo que piden yo digo SÍ. Y ahí estoy, discutiendo con su padre, no comprándome lo que yo quería, o destinando más tiempo del planeado con tal de darles gusto... Y me sale peor cuando les digo ¡NO! desde el principio. Porque entonces me siento culpable y después termino cediendo.

¿Cuáles han sido mis complicaciones o consecuencias?

- No tengo una personalidad definida.

- Mi palabra no es de fiar; soy voluble.

- A todo le puedo decir que sí. Pero NO a todo me comprometo en realidad.

- Las personas pueden depositar su confianza en mí, y después yo puedo defraudarlos.

 
Esta persona es buen ejemplo con su ejemplo, tanto por aceptar no saber decir no como atreverse a cambiar.

Hasta pronto.
 

Lleno de visitas el Instituto Deperson



Este sitio ha estado siendo visitado por muchas, muchas personas. Ustedes saben que no pedimos ni su registro, ni dato personal alguno. Este es un sitio totalmente gratuito.
Solo sabemos que está causando gran impacto por el contenido de sus temas y herramientas.

Le invitamos visitar este sitio que es exclusivamente para personas deseosas de continuar con su desarrollo personal.

Link: www.institutodeperson.net
Hasta pronto.