4/3/15

¿Hay devolución de años...?

Antier fue uno de esos dias especiales, singulares, atípicos, excepcionales; en fin, "fuera de serie".
Tan es así que hice un comentario y me pregunté: ¿Qué pasaría si existiera la posibilidad de devolver años; o bien que la vida aceptara la devolución de años?

Pues bien, le hago a usted la misma pregunta: si existiera la "devolución de años", ¿iría usted a pedir la devolución de algunos años? Por ejemplo, si usted tuviera 43 años, y no le gustaran los últimos trece, ¿solicitaría la devolución de esos años?
Por supuesto, que todo esto es meramente hipotético, imposible de que suceda; sin embargo, algunas personas se comportan como si pidieran la devolución de esos años. Se quedan atrapados en los ayeres, negando vivir los presentes llenos de bellas mañanas, tardes y noches.

Existe un párrafo de una melodía que dice "devuélveme la vida, devuélveme la vida que me robaste."; "devuélveme la risa que en ese andar de prisa tu despertaste." 
En este caso, hablamos de devoluciones imposibles de hacer. Cuando una persona ha vivido años y años, unos buenos y otros mejores o, posiblemente, peores no puede pedirle a la vida la devolución. 

Mi conclusión es que cada año vivido nos deja algo mejor, tan es así que deseamos vivir los años anteriores pero con la experiencia acumulada del presente.

Estimados amigos, ni hay devolución de años, ni hay reducción de dolores, ni placeres. Solamente, hay un continuo presente que nos convierte en el Yo de hoy con la experiencia vivida de cada uno de los hermosos dias ya transcurridos. Feliz vida, feliz presente que agradece todo a los dias vividos del ayer.
Espero que hoy sea uno de esos dias especiales, singulares, atípicos, excepcionales; en fin,  un dia "fuera de serie".

Hasta pronto.

2/3/15

"Tal vez" o "quizá"

Cuan difícil es ver la diferencia entre estos dos adverbios de modo.
Aunque debo confesar que encuentro "una sentible" diferencia entre ambos.

El "Tal vez" me está indicando la posibilidad cercana; me sugiere que estoy cerca de un si.
Sin embargo, el "quizá" me aleja, me deja un doloroso dejo de desesperanza.

Confieso que no me gusta emplear, en mi vocabulario, estos dos adverbios. Ambos, ni niegan, ni afirman, solamente "juegan" con la expectativa de los demás.

"Tal vez vaya, tal vez no..." Pregunto, ¿es sí o es no?... Creo que ni lo no, ni lo otro. En lo personal, me deja incomodidad, desconfianza.
"Quizá vaya, quizá no..." Pregunto ¿deja un espacio a la esperanza de que vaya?. Me deja la remota, remotísima esperanza de que algo suceda.

Imagínese usted que yo le diga: !Tal vez siga escribiendo en este blog, tal vez no. ¿Siente confianza?, ¿Desconfianza?, ¿Incomodidad?...¿Qué siente?...
Bien de esta manera termino de explicar la diferencia que encontré ayer que iba reflexionando en mi diario caminar.

Afirmo con vehemencia que claro que sí seguiré escribiendo en este blog que es parte de mi ser, parte de mi esencia, parte de mi sueño hecho realidad. No sé quien eres; sin embargo, sé que me acompañas desde tu país en estos momentos.
Gracias por estar aquí conmigo.

Hasta pronto.
Luis Molina Canales.

www.institutodeperson.net
www.radiodeperson.net