14/8/15

Los efectos de no saber decir no.

Muchas personas sufren, no saben qué hacer, se sienten mal porque, sencillamente, "no pueden decir no" ante una petición de apoyo, ayuda, etcetera de segundas o terceras personas. 
Este "no" es una negación a una petición. Eso es. No se harán las cosas, o si se hacen dejan de hacer otras cosas que tenían preferencia. Es otro error.

Veamos los daños que provoca "no saber decir no." 

Cuando a una persona se le solicita algún trabajo o ayuda, y a sabiendas que no podrá cumplir, simplemente no pueden decir No, y aceptan el trabajo. En este caso, ella quedará mal porque no hará el trabajo ni en tiempo, ni en forma. Eso puede provocar irritación en la persona que solicitó ayuda. Dirá:"por qué no me dijiste que no ibas a poder hacer lo que te pido." Quedaste mal conmigo y yo quedé mal con otra persona. Esto es provocado por "no saber decir no."

¿Qué encierra esa impotencia que impide decir "no puedo hacerlo?"
Es posible que la persona crea que ofreciendo un simple Si, con eso basta para que se haga la tarea. Eso es una tontería.

La persona que "no puede decir no", posiblemente, esconda el temor a ser rechazada o perder prestigio. Eso es otra tontería porque, por el simple hecho de decir Si, las cosas no se harán, ni se cumplirán. Eso hará quedar mal a las demás personas.

¿Sabemos cuanto daño nos han hecho las personas que "no saben decir no?"

Saber decir un no a tiempo está lleno de salud, de sinceridad y de honorabilidad.

Hasta pronto.


13/8/15

Si el amor duele entonces el dolor ama.

A ver, a ver, a ver ...dejame escribirlo otra vez: "si el amor duele, entonces el dolor ama".
Simple lógica y simple gramatica. 

La vida puede estar llena de cosas que provocan dolor y sin embargo, puede no existe amor en eso. Una cosa es el dolor físico que no es voluntario. El sufrimiento, definitivamente, es voluntario.

A donde quiero llegar es a eliminar el valor de  esas frases tantas veces expresadas y escuchadas: "en el amor se sufre", "el amor duele", "si duele es porque hay amor." Todas estas frases son frases elegidas por personas que, posiblemente, no se han detenido a reflexionar lo que sería el "ADN" del amor o del amar para ellos y se van solamente por lo que la sensación que experimentan. Cada quien su definición y cada quien su vida. Lo que trato es de magnificar al amor y al amar.

Comparto que para mí el amor y el amar es un acto consciente y voluntario que me lleva a convertir mi ser, mi vida y mi obra en ofrenda; a partir de eso, cada momento de mi vida estará dirigida hacia los seres que amo hasta consumir mi tiempo y mi esencia para ellos. Si eso lo elijo libremente  y vivo cada día de esa manera quiere decir que el amor es gozo, el amor es sonrisa y es la razón de mi existir.

No tienes que estar de acuerdo conmigo, no trato de influenciar a nadie, solo comparto lo que pienso, siento y vivo. No creo, ni acepto que "el amor o el amar duela."

El amor no es sacrificio es apasionada y razonada ofrenda.

Hasta pronto.

¿Qué hacemos los adultos?

Ya en este estado, se espera, que todos hayamos aprendido a tomar decisiones poque sabemos lo que queremos, sabemos que haremos de nuestros talentos y capacidades. Por supuesto, ya habremos diseñado un futuro a mediano y largo plazo. Asumo que ya saben lel impacto de sus decisiones, actos y palabras.

Algunos adultos forman su familia, viven, crecen y son felices con ella.

Otros, teniendo familia, también se dedican a trabajar para crear su patrimonio. Algunos de ellos, por supuesto, trabajan para "su retiro". ¿Qué harán ya retirados? Solo ellos lo sabrán cuando lleguen a otra edad: la de los adultos mayores.
Otros trabajan para lograr sus sueños, luchan por ellos, buscan el éxito, buscan prestigio, etc.

Cada persona adulta sabe qué hace o qué debe hacer durante esa etapa de los 30 a los 60 años de vida.

Lo que sucede durante esta etapa es que nos alejamos de la juventud y nos acercamos a la senectud.
Me pregunto, ¿cómo nos preparamos para la senectud?, ¿Cómo nos preparamos para despedirnos de nuestra juventud y estado adulto? Esa respuesta la tiene cada quien.

Los adultos vivimos como queremos, deseamos y disfrutamos. Es el tiempo de sembrar para la siguiente etapa. Es tiempo de formar a quienes vienen atrás de nosotros: nuestra descendencia.

Hasta pronto.



12/8/15

Los jovenes de hoy nos necesitan más que antes.

He leido crónicas sobre los jóvenes que, a mi parecer, nos son del todo justas o bien son parciales.

Todos fuimos jovenes, yo fui joven y sé de que estoy escribiendo, sé que estoy compartiendo. El secreto que no puedo revelar es ¿qué significa para usted esta reflexión?. Pero sobre todo, ¿qué hará cada uno de nosotros para enfocar a nuestros jóvenes?

La juventud simpre ha sido juventud, lo que ha cambiado son las circunstancias de esta época.  Hoy está internet, el acceso al conocimiento, viajes, relaciones, rapidez de información, la espiritualidad. Además, todo aquello que invita e incita a correr riesgos de salud, deportes extremos, experiencia sexual temprana, drogas, etc.). Este es una y mil circunstancias en las que los niños se convertirán en jóvenes. ¿Tenemos algo qué para su proceso de desarrollo maduro?. ¿Cómo le haremos para formarlos de tal manera que no se "rebelen"?.

Los jovenes de hoy ¿se rebelan o se revelan?

Voy por el primer verbo: Rebelan, quiere decir oponer resitencia ante alguna autoridad. 

¿Por que se oponen los jóvenes? Porque, simplemente, ya se dieron cuenta de sus capacidades, de sus fuerzas de su vida incipiente para un mundo de adultos-adolescentes.
Nosotros, los tutores somos los causantes de "formar" jovenes calificados como rebeldes. Eso es un síntoma de que algo no está bien con nosotros los adultos que hemos evadido la responsabilidad de enseñar y acompañar a nuestros jovenes en su crecimiento de niño a adolescente. 

Voy por el segundo verbo: Revelar, quiere decir descubrir lo secreto.
Los jovenes andan buscando respuestas a sus preguntas sobre su existencia, amén de no tener respuestas a sus cambios hormonales, y físicos. Nosotros, los tutores tienemos la responsabilidad de ayudarles a que ellos descubran en su interior esas respuestas.

El mundo de los jóvenes es de preparación para el estado adulto. Esta época de los 12 a los 17 años es de grandes cambios físicos, químicos, emocionales, intelectuales, religiosos.

La circunstancia del medio ambiente familiar es crucial para llegar al estado adulto con seguridad, madurez, gallardía, valores, etc. Cuidado casa, cuidado con los ejemplos, cuidado con la no coherencia de nosotros los padres. Aquí es donde radica la esencia del desarrollo del niño a jóven, no tanto en el mundo externo; en éste el joven va a crecer a pesar de ello.

Lá epoca de autoformación más difícil y crucial es la de la juventud. Por favor, vamos a atender con madurez y sensatez a nuestros jóvenes. Vamos a escucharlos y acompañarlos en su desarrollo. No olvidemos que nuestros jóvenes necesitan sentir que se les respeta y ama.

Hasta pronto.




11/8/15

Las enseñanzas de los niños...

Los niños. Aaaaaahhh los niños!
Ellos son una fuente de enseñanza para nosotros los adultos que un día fuimos niños. ¿Lo recuerdas?

Los niños:

Siempre estan ocupados.
No dejan de tener sueños (...ellos piensan y se dicen "cuando sea grande voy a"...)
Están llenos de sanas intenciones.
No saben de maldades, ni de desigualdades.
No dejan de estar felices y de sonreir.
No tienen pasado, pero si recuerdan algo de su corta vida.
No les interesa tener éxito, ni tener grandes cosas.
Hablan con la verdad.
No mienten.

Ellos son el ejemplo ideal del ser humano.

Desafortunadamente, no todos los adultos estamos preparado para formarlos, enriquecerlos, fortalecerlos y apoyarlos en su desarrollo durante su crecimiento.

Los niños traen en su ser la semilla de la sabiduría. Hagamos que florezcan!

Hasta pronto.


9/8/15

La autoridad es para servir, no para servirse.

Todas las personas que tenemos la responsabilidad de desarrollar a las personas, sean hijos, alumnos, colaboradores, asistentes, etc., tenemos el deber indelegable de hacerlos crecer, de que aprendan sin miedos, sin amenazas, sin excusas. Debemos hacer que ellos logren sus compromisos, hacer que su talento luzca y se aproveche en lo que se está necesitando.

¿Quién nos da esa autoridad?. Creo que no tengo una respuesta correcta. Lo que si me atrevo a mencionar es que la autoridad nace por la manera en que nos hemos organizado bien sea en familia, empresa, escuela, taller, salón, comercio, etc. La autoridad que nos la dá la posición, como padres, jefes, maestros, tutores o como se quiera denominar a un puesto  no es para "mandar" sino para servir. 

Creo que no hemos entendido este deber: el servir a través de la autoridad ejercida. Este servicio se dará cuando hacemos que nuestros "supervisados" (bien sea por tareas o por comportamientos) logren su libertad para hacerlas y/o comportarse de acuerdo a los requisitos negociados. Por otra parte, facilitarles los apoyos para que lo hagan con profesionalismo y autonomía. La dependencia existe, claro. Pero el deber de servir de la autoridad no se elimina.

Hasta pronto.