22/8/15

Serán cosas de mañana.

Mañana será otro día; será un día que nunca había llegado, ni había aparecido, ni existía. Sin embargo, llegará ese mencionado mañana.

Las cosas del mañana las tengo que preveer y/o prevenir en el caso de los riesgos.
Un mañana sin un plan de hoy será un día que no aprovecharé.
Un mañana sin las horas asignadas puede ser un mañana desperdiciado.
Un mañana sin ganas de vivirlo es un mañana no deseado.
Un mañana sin ocupacion o recreación es un mañana empobrecido.

El mañana llegará queramos o no. No es voluntario, pero puede ser deseado; simplemente, llegará ese hermoso, ansiado y esperado mañana.
¿Qué me traerá?. Nada.
Es mejor preguntarme ¿qué le daré yo a ese mañana?. ¿de qué lo llenaré?

Hasta pronto.

Son cosas de hoy.

Decidir cómo vivo cada uno de los momentos de este día; muy sencillo: decido vivir cada momento, cada acción, cada suceso, cada evento como el último de mi existencia, de tal manera que cada uno de ellos es y será el mejor, el más fino, el más atento, el más cuidadoso.

Levantarme o mantenerme tirado.
Caminar o seguir sentado.
Trabajar o distrarme.
Disfrutar o sufrir.
Compartir o guardar.
Aprender o enseñar
Leer o dormir.
Amar u odiar.
Recordar u olvidar.
Sonreir o gruñir.
Saludar o evadir.
Cuidar o descuidar. 
Vivir o morir.

Son cosas  de hoy y del ahora.
Hoy es el último día calendario de mi existencia, por eso decido vivirlo como si cada acción encerrara toda mi vida. so

Hasta pronto.

Fueron cosas del ayer.

Palabras dichas o palabras negadas.
Aguas bebidas o aguas tiradas.
Promesas cumplidas o promesas mentidas.
Cuentas saldadas o cuentas abiertas.
Rencores nacidos o perdones brindados.
Sueños realizados o sueños sepultados.
Valores vividos o valores escondidos.
Actos fallidos o actos logrados.
Creencias adquiridas o creencias negadas.
Libros leidos o libros cerrados.
Metas alcanzadas o metas abandonadas.
Cosas aprendidas o cosas olvidadas.
Vida vivida o  vida pasada.

¿Cuáles son las tuyas?

Hasta pronto.


21/8/15

El desarrollo para los demás.

Normalmente, he compartido temas de autodesarrollo. Por ahí tenia que empezar porque ahora, no solo es el autodesarrollo lo esencial, sino lo que importa es el desarrollo de los demás, llámense hijos, familiares, amigos, colaboradores, trabajadores, etc.

¿Cómo desarrollar a mis hijos?. 
 Normalmente, porque esa era la norma tradicional, nos dedicabamos a educar a los hijos. Educar como sinónimo de enseñar buenas maneras, enseñar valores; nuestros hijos esperaban las instrucciones, permisos, ordenes, regaños, etc. Ahora estamos en otros tiempos. Hoy es momento de aprender a desarrollar a nuestros hijos en la suma de sus talentos, potencialidades, gustos y preferencias. 

Se trata de formar personas para las nuevas generaciones para los próximos treinta años.Tenemos tantas cosas que aprender al respecto.

Las personas adultas, como yo, no nos asustamos del momento actual. Nos acostumbramos, nos adaptamos sin dejar de seguir por el camino de la rectitud de comportamientos, de acuerdo a nuestras convicciones y valores. La salud fisica, emocional, mental, económica, espritual, etc., es lo que no debemos perder de vista. 

La escuela, los programas de enseñanzas es otro tema, otra situación. Creo que los involucrados en los proceso de enseñanza nos debemos detener y decidir si lo que estamos enseñando en tiempo y forma es lo que nuestros educandos necesitan saber para continuar con el desarrollo de su generación. 
Este es el momento en que, nosotros, los padres nos debemos adecuar a las circunstancias, a las nuevas formas de vivir y de compartir. 
Este es el momento que requiere de verdadero enfoque hacia nuestros hijos, que pertenencen a las nuevas generaciones.

Lo esencial es el desarrollo de los demás, lo nuestro ya lo doy por hecho.

Hasta pronto.


20/8/15

El dolor como Maestro.

Todos podemos aprender del dolor. 

No se vale nada más sollozar, gemir, lagrimear por algo que no se dió o logró. Si ese dolor no es analizado, nos estamos negando la oportunidad de aprender algo de manera gratuita aunque sea dolorosa. Por esto he llamado a esta reflexión: El dolor como Maestro.

El dolor es solo una manifestación de impotencia o de un profundo desconocimiento interior. Es posible, también, que el dolor sea una manifestación de nuestra negación a no aceptar las cosas de la vida como son, aunque éstas sean inesperadas. Sin embargo, también deberíamos estar atentos a esperar lo inesperado como parte de una posibilidad.

Hay dolores de muchos tipos: Dolores de ausencias, dolores por desamores, dolores por expectativas no enunciadas,  dolores por desaciertos, dolores por traiciones, dolores por desilusiones...y todos los demás que ustedes saben clasificar mejor que yo.

¿Se puede aprender del dolor de ausencia?.  ¿Se puede aprender del dolor por desamores?.
¿Se puede aprender del dolor por exepctativas no enunciadas?. ¿Se puede aprender de los dolores por desaciertos?  Y de los dolores por traiciones y desilusiones ¿se puede aprender?.

El dolor es primo-hermano de las acciones fallidas o de los actos fallidos. El dolor es el representante de un fracaso, no de una despedida.  Pues con eso (el dolor) y a pesar de eso (el dolor) la vida sigue y nosotros con ella. El tiempo es el mejor analgésico del dolor.

Hasta pronto.

De celebraciones personales.

No esperes la fecha exacta para celebrar tu nacimiento, ni tu graduación, ni tu matrimonio, ni algo que tenga especial significado para tí. Hazlo hoy mismo, en este momento, ahora.cHoy, mañana, cualquier día es bueno para celebrarlo.

Se trata de celebrar todo. Se trata de que te lo celebres tu.

Celebra porque tienes alimentos para saciar tu apetito.
Celebra porque tienes trabajo para lograr tu crecimiento, ingresos económicos y prestigio.
Celebra que tienes ojos para contemplar las hermosuras del día, la tarde o la noche.
Celebra que tienes oidos para emblezarte con melodías de tu preferencia.
Celebra que tienes manos para acariciar a tus seres amados.
Celebra que tienes pies para ir a donde quieras.
Celebra que tienes sueños para convertirlos en relidad.
Celebra que tienes amigos que te hablan con la verdad.
Celebra que tienes ropa para calmar tus fríos.
Celebra que tiene techo para dormir tranquilo.
Celebra que tiene vida para disfrutarla con intensidad gozosa.
Celebra que tienes Fe para alcanzar tu eternidad.

Celebro contigo lo que desees celebrar.

Hasta pronto.
 

19/8/15

Vivir el amor o amar el vivir.

Este título es precisamente una disyuntiva difícl de decidir, lo sé. Sin embargo, si al título lo hubiera escrito de la siguiente manera, creo que es más fácil de elegir: Vivir el amor y/o amar el vivir.

No se necesita, necesariamente, tener una pareja o hijos para vivir el amor. El amor se puede vivir de muchas maneras, hacia muchas cosas, situaciones o personas.

Vivir el amor es de y para todos los días. 
Lo que sucede es que no hacemos un profundo acto de consciencia para determinar el grado de amor con el que hacemos o decimos las cosas.  Veamos el grado de amor con el que trabajamos, nos relacionamos con los demás, etc.

Vivir el amor es para todo el planeta, y sus posesiones como los son los mares, los lagos, los bosques, los campos y todo animal de aire, tierra o agua. Nuestro Planeta debe ser amado. 

El planeta no nos necesita, nosotros necesitamos al planeta.

Amar el vivir. En necesario que definamos las razones que tenemos para vivir, llenarlas de gozo, alegría, ganas, entusiasmo y, finalmente, amor.

Pregunta: ¿Vives el amor o amas el vivir?

Hasta pronto.

18/8/15

Mi libertad: como un regalo y como consecuencias.

La Libertad es un derecho concedido al Hombre. 

Hoy le hice una pregunta a una chica llamada Jaqueline, quien forma parte de  grupo de desarrollo que estoy atendiendo. La preguntas fue la siguiente: Jaqueline ¿eres libre de ser, pensar, sentir y hacer lo que quieras, cuando quieras, como quieras y con quien quieras?. Su respuesta no se hizo esperar y dijo: "Sí, hasta donde mi libertad no perjudique la libertad de segundas o terceras personas."

Una respuesta, a mi manera de pensar, llena de sabiduría por una parte y de incógnita por la otra.
¿Por qué?. Sencillamente, porque no alcanzo a ver el límite de ambos. Es cuestión de profundizar y analizar con cuidado esta aseveración. ¿Dónde están los límites de la Libertad?, ¿Dónde mis límites y en dónde los tuyos?.  Cuán difícil encontrar las respuestas. 

Por eso llamo Mi libertad como regalo para mí que lleva implícitas las consecuencias de hacer uso de ese ejercicio bien sea visto como derecho o como talento.

Ahora, te hago la misma pregunta:
¿Eres libre de ser, hacer, sentir, pensar lo que quieras, cuando quiernas y con quien quieras?

Hasta pronto.

17/8/15

Vejez y soledad parecen parientes.

A mi modo de pensar, sentir y expresar las cosas, el título que estoy poniendo tiene su sentido.

Me doy cuenta que a la mayoría de nosotros nos ha faltado preparación para ir avanzando en las edades correspondientes. Así como no se nos preparó formalmente para la niñez y la compañía (saber hacer amigos, tratar a las personas de diferentes edades, culturas, etc, no nos hemos preparado para la vejez o edad totalmente adulta y saber estar con nosotros mismos.

La vejez no es ninguna desgracia, ni la soledad tampoco. La vejez es la edad dorada, la edad en la que las fuerzas fisicas te abandonan lentamente, pero no así el vigor de tu espiritu para compartir y enseñar al que no sabe. De esa manera, no vivirás en soledad.

La edad dorada tiene sus premios: vivir más años, tener más recuerdos, tener más experiencia y saborear la grandeza de la sabiduría.

La edad dorada es la cúspide a la que la mayoría de las personas les gustaría llegar pero pareciendo más joven. Creo que la juventud es un estado del alma, la jovialidad de la piel es un estado del cuerpo y, ésta, tiene ya su programa instaurado. No se puede hacer nada que no sea beber más agua, o beberla con más frecuencia. Algunos se aplican cremas especiales. Está bien.

La edad dorada es un regalo, la soledad una elección.

Hasta pronto.

16/8/15

No olvides "dar un like"...

Por supuesto que no estoy hablando de este tema, ni de este blog.

Deseo que no olvides "dar un like" a: 

La entrega por tu trabajo o estudio.
El amor por tu familia.
La pasión con la que cuidas tu salud.
La forma como educas a tus hijos.
La manera en que "pides y  dices" las cosas.
La forma de analizar las situaciones.
La manera en que entiendes a los demás.
La manera en cómo disfrutas cada uno de los momentos de tu vida. 
La forma de sonreir.
Tu ejemplar manera de vivir.

Hasta pronto.