5/9/15

La Eficiencia como medida.

Toda mi vida laboral está alineada a lo que en las organizaciones llaman Eficiencia.

La eficiencia es una medida que nos indica que, si lo que se produce o fabrica, s¿e hace de acuerdo al tiempo establecido?, entonces podemos hablar de que los productos se fabrican de manera eficiente o bien coon un cien por cien de eficiencia. Pues bien, esas son indicadores dentro de las organizaciones.

Ahora me pregunto dos cosas: Primero ¿qué produzco yo en mi trabajo?. Soy reiterativo: ¿qué produzco?. No se trata de que es lo que hago, se trata del "producto" final de lo que hago.
Segundo, ¿cómo establezco el tiempo de ejecución de algo?
De esa manera puedo decir que mi vida es eficiente.

Me asaltan otras preguntas: ¿la felicidad es un resultado de la eficiencia?, ¿mi alegría de vivir es resultado de mi eficiencia de comportamiento?.  En este momento no tengo las respuestas, pero sé que las tendré en cualquier momento.

Ahora, me atrevo a preguntarte: ¿Tu vida es eficiente? ¿Qué produces con tu comportamiento, o con tu ejemplo, o con tus palabras, y en cuanto tiempo?

Hasta pronto.

3/9/15

Mi Credo.

                       

Comparto con todos ustedes Mi Credo de las personas en desarrollo. 
Sugiero su lectura, reflexión, análisis y vivencias.


Creo en mi ser, mi presencia y existencia.
Creo en mis sueños, ilusiones y ambiciones.
Creo en mis actos conscientes e inconscientes.
Creo en mis convicciones y aflicciones.
Creo en mi palabra y mi respuesta.
Creo en mis sentimientos y emociones.
Creo en mi risa y mi silencio.
Creo en mi cordura y mi locura.
Creo en mi "miel y mi hiel".
Creo en mi fe, esperanza y mi amor.
Creo en mis conocimientos, habilidades y voluntad.
Creo en mi camino y mi destino.
Creo en mi vida como regalo y mi muerte como legado.
Creo en mí desde ayer hasta siempre.
Hoy creo en mí.
Así es.

Por Luis Molina Canales
25 de Agosto del 2010


2/9/15

Los recuerdos contra los sueños.

No se trata de una lucha entre estos dos sustantivos, se trata de un análisis. ¿Cuál ganará?, no lo sé.
Tu levantas la mano al ganador.

Los recuerdos no tienen modificación; los sueños los haces y deshaces a tu manera.
Los recuerdos son de hechos consumados; los sueños son de ideas que vas a ejecutar.
Los recuerdos te provocan sonrisas y, posiblemente, alguna queja; los sueños esperanzas y sublimes deseos de que todo va a salir bien.
Los recuerdos nos dejan aprendizajes; los sueños nos dejan esperanzas y nos exigen riesgos.
Los recuerdos no están presentes todos los días;  los sueños están latentes cada día hasta que empieces a convertirlos en realidad.
Los recuerdos son acciones del pasado; los sueños son ilusiones del futuro.
Los recuerdos quedaron en el ayer, los sueños pertenecen a tu mañana.

Me recuerdo y te recuerdo que agradezcas lo vivido y aprendido a tu pasado porque son la base sobre la que construirás tu futuro, con los sueños de este maravilloso presente.

¿Quién gana?. ¿Los recuerdos o los sueños?. Tu decides.

Hasta pronto.

1/9/15

Hoy esperaré el mañana, como el ayer esperó el ahora.

Ya que mañana tengo muchas cosas nuevas que hacer, hoy y ahora espero el mañana con muchas esperanzas de hacer las cosas lo mejor posible.

Así como el ayer esperó el día de hoy porque tenía cosas nuevas qué hacer; por supuesto, que la hice con ganas, con alegría y lo hice de la mejor manera.

La esperanza de hoy en el mañana fue exactamente igual que la esperanza del ayer en el ahora.

¿A dónde quiero llegar?
Que las cosas de hoy, mañana y pasado mañana las deberé hacer lo mejor posible.
Que la esperanza de ayer es la realidad del día de hoy, y que la realidad de mañana tiene que ser mejor que la del dia de hoy. Eso lo disfruto mucho.

Estoy, básicamente, en tres temas: ayer, hoy y mañana. La esperanza es la protagonista de estos días, ya que los días no dependen de mí, no así la esperanza. Ella vivió en mí ayer, mañana vivirá conmigo: Hoy la esperanza se convierte en mi realidad.

Hasta pronto.

31/8/15

¿Quieres vivir o no vivir?

El tñitulo de hoy  no es disyuntiva entre vivir o morir.
La pregunta dice ¿Quieres vivir o no vivir?

Claro que hay diferencia entre vivir utilizando todas las capacidades del ser humano o dejar pasar el tiempo sin darte cuenta de la vida.

Vivir es diseñar tu futuro aunque ese futuro sea para un día, una semana, un mes, un año, tres o más años.
Vivir es disfrutar cada uno de los momentos que trasncurren  a lo largo del día, bien sea trabajando, estudiando, atendiendo a tus clientes, viajando o ejecutando cualesquiera que sea nla actividades a la que te dedicas.
Vivir es compartir momentos, compartir ideas, compartir sueños, ilusiones, esperanzas, miradas, sonrisas, abrazos, besos.
Vivir es estar atento a las necesidades de tu familia, y cumplir tus deberes como jefe de familia.
Vivir es estar atento al cumplimiento de los deberes a los que te comprometiste.
Vivir es cuidarte, perfumarte, ponerte tus mejores prendas.
Vivir es cansarte, alimentarte, desear estar con los tuyos.
Vivir es esperar un dia nuevo con el mejor de los deseos.

No vivir es culpar a los demás de tu estado de ánimo.
No vivir es no saborear las comidas, ni la bebidas.
No vivir es negar que los demás te aman y te respetan.
No vivir es sentir que los demás te temen.
No vivir es saber que tus seres queridos no confian en tí.
No vivir es esperar un dia nuevo con el peor de los sueños: "las cosas son y seguirán peor."

Vivir es hacerte responsable de los efectos de tus acciones.
No vivir es responsabilizar a los demás de tus desgracias.

Hasta pronto.

30/8/15

El Dr. Wayne Dyer "vive un Cambio".

Primero, mis respetos, mi admiración a este gran hombre, padre, esposo, sicólogo, conferencista y consejero espiritual.
Fue un hombre cuya labor en pro de la transformación de los seres humanos logró frutos en miles y miles de personas.

Gracias Wayne. Sé que viste en paz en la Tierra. Creo que ahora vives en paz en tu Cielo.
Mis respetos a su amada familia.


Nosotros, sus admiradores "no dejemos de cantar nuestra canción".
Hasta pronto.

¿Conoces el sabor de las lágrimas?

Por supuesto que las lágrimas tienen su sabor. Sabor a sal. Y el significado de la sal es la sabiduría.
(Eso aprendí en mi niñez.)

Esta declaración es muy personal, carece de fundamento científico; el único fundamento que tengo es el de compartir algo contigo.
Regreso al tema.

El sabor de las lágrimas es tan amplio como los colores en las computadoras.

Las lágrimas saben a recuerdos alegres.
Saben a suspiros del alma.
Saben a pasados imposibles de recuperar.
Saben a impotencias.
Saben a esperanzas.
Saben a gratitud.
Saben a culpas.
Saben a nostalgias.
Saben a perdones.
Saben a sonrisas.
Saben a lamentos.
Saben a gratitud.
En fin, los sabores son ilimitados.

Me recuerdo y te recuerdo disfrutar el sabor de las lágrimas.

Hasta pronto.