20/1/16

Instituto Deperson

Ten en cuenta que te puedes sentir cansado.

Cuando se ha trabajdo arduamente, el cuerpo y el espíritu necesitan sosiego.
Cuando te has dedicado a tareas laborales, académicas, deportivas, etc., y lo has hecho con intensidad, tu cuerpo necesita descanso. Sin embargo, sosiegos y descansos son para reparar fuerzar, aclarar visiones, definir pautas y aligerar el paso.

Cuando estás en sosiego, el espíritu te da muchos pensamientos, posibilidades y opciones para lograr los objetivos.

Cuando estás en descanso puedes dormir, reflexionar y poner en orden tus pensamientos y acciones.
Somos humanos, somos mortales. Por esta condición última, especialmente, tenemos el privilegio de ofrendar nuestras fuerzas en aras de nuestros compromisos. Cuando lo hacemos con intensidad gozosa y activa nuestro cuerpo tiene la tendencia a gastar energía de más. Por lo tanto, nuestro cuerpo reclama su descanso.

Si de repente sientes que estás cansado, puedes acercar una silla y reposar en ella, o ir a tu cama y descansar unos 20 minutos. Ten en cuenta que te puedes sentir cansado...eso no es ni negativo, ni indignante.

Hasta pronto.