26/3/16

Esta noche son saluda.

Esta noche nos saluda; las otras noches también.

Quizá no todos tengamos la curiosidad de esperar fisica y conscientemente el anochecer; quizá no tenemos tiempo de ver cómo nuestro Sol "se encierra" en el horizonte dejándolos pinceladas de colores azules, naranjas, violetas y amarillos. El Sol se despide lentamente y nos trae la noche, dejándonos con su amada distante: La Luna.
La noche nos espera, la noche nos inspira, la noche nos adormece y nos invita a soñar. 
La noche, así como la luna son fuentes de inspiración de los poetas, fuentes de inspiración de los músicos y de los pintores. 
Nosotros, sin ser ni poetas, ni músicos, ni pintores nos dejamos abrazar por la noche, ella nos acompaña a disfrutar otros momentos llenos de paz, penumbra y silencio.
La noche con su oscuridad nos regresa la energía empleada durante el dia, la noche nos permite descansar, la noche nos permite esperar.

Esta noche nos acompaña y nos saluda.
Hasta pronto.

Con Esperanza, Fe y mucha acción se logra lo que sea.

Si no he perdido la Esperanza, menos la Fe por un mundo mejor, siempre y cuando yo haga algo al respecto. 

Para esto, la Fe sin acción no es más que una sensación interna.
La Esperanza sin acción no es más que un deseo.

Creo que los deseos ya no viven entre nosotros, se cansaron de esperar acción ordenada por parte nuestra.

Los deseos no son magia, ni mágicos son simplemente anhelos del alma para lograr algo. Pero el deseo es solo un súbito aliento en el interior de nuestro ser, con una bella imagen. Para convertirlo en algo es necesario hacer algo para alcanzarlo.

Voy a pedirme y gritarme -con vehemencia- no perder mi Esperanza, ni mi Fe.
Estas no solo sentidas como deseos o anhelos sino como un deber indelegable y como un regalo para los seres que amo, para los seres que hacen que mi vida tenga sentido (entre ellos estás tú que me haces favor de leer estas reflexiones).

Definitivamente, no he perdido la Esperanza, ni la Fe tampoco.

Hasta pronto.

La Esperanza tiene un límite...

La Esperanza tiene un límite; sin embargo, el límite lo fija cada quien.

La Esperanza es una verdadera virtud que nos permite tener aliento para seguir adelante, sabiendo que todas las respuestas llegarán, o que todo estará muy bien o que se darán las mejores soluciones.

La Esperanza, siendo una virtud, nos brinda la casi certeza, la total seguridad futura de un mundo mejor. Al menos el mundo interior de cada quien. El mundo, como el total de pobladores, necesita algo más que Esperanza. Necesita menos egoísmos, menos envidias, menos injusticias, menos abusos. Necesita más inteligencia, más pasión por servir, por compartir, por construir algo mejor para todos los que vienen atrás de nosotros.

La Esperanza sigue siendo un suspiro que nos dá la salud, nos quita el peso, nos quita la inminente tristeza o desconsuelo.

En lo personal, tengo la Esperanza de un mundo mejor, para eso estoy aportando un granito de arena.

Y usted ¿tiene y vive la Esperanza o vive solo de esperanzas.

Hasta pronto.

22/3/16

Disfrutar la vida es dar fruto, dar resultados, crear un momento mejor...

He aprendido a ser yo mismo.
He aprendido a compartir lo que soy y lo que hay dentro de mí.
He aprendido a trabajar con intensidad gozosa.
He aprendido a disfrutar cada momento de mi día.


Ser yo mismo es la suma de mis cualidades, capacidades, convicciones y acciones diarias.

Aprendí a compartir lo que soy porque lo aprendí en mi infancia. Ese aprendizaje era para dar a los demás lo que se tenía; con el tiempo aprendí que no nada más se debe compartir las cosas materiales. Se debe compartir lo que se es por dentro. Lo que se es en pensamientos, sentimientos, emociones, resultados, experiencias, etc.

Por supuesto, que he aprendido a trabajar con intensidad gozosa porque tengo la convicción espiritual, intelectual, emocional y material de que lo que yo haga es para ser copartícipe de un mundo mejor.

He aprendido a disfrutar cada momento de mi día porque, al despertar por la mañana, después de dar gracias, reflexiono, me repito que ese día es el único que tengo para vivir, no hay otro. Hubo muchos; sin embargo, no sé si habrá más.

Disfrutar la vida es dar fruto, dar resultados, crear un momento mejor.

Hasta pronto.

"En un día claro se ve hasta siempre."

El cielo, el universo y la eternidad son, para mí,  los verdaderos límites de la mente humana. Las limitaciones pertenecen a cada uno de nosotros, si les hacemos caso.

“En un día claro se ve hasta siempre” es el titulo de una película de los 70s dirigida por Vincent Minelli. Lo que me gusta de ella es el título que traigo a comentario.

La claridad de la luz es la que nos permite ver lejos, muy lejos. Esa misma claridad debería darse en nuestro interior, muchas veces empañada u oscurecida por cuestiones sin importancia, o por cuestiones menores, o sin utilidad.

La claridad de nuestro interior se da cuando definimos nuestra meta, porque hemos conocido nuestra vocación y hemos decidido practicarla.

La claridad de nuestro interior se da cuando hemos conocido y utilizado la fuerza del amor y del perdón.

La claridad de nuestro interior se da, también, cuando vemos a nuestra existencia como parte importante de la existencia de los demás.

La claridad de nuestro interior se manifiesta cuando estamos respondiendo con alegría por todas nuestras obligaciones y deberes.

La claridad de nuestro interior se ilumina, cada vez más, cuando aportamos algo para que se siga dando el milagro de la vida cotidiana.

Y usted, ¿en un día claro ve hasta siempre?

Hasta pronto.

Creo en mi palabra y mi silencio


Entre mis valores cuento  especialmente con “mi palabra y mi silencio” a mis compromisos la primera y a mis discreciones la segunda. Creo que estos valores están fortaleciendo mi espíritu y engrandecen mi alma como ser humano en mi presente y mi futuro

Me doy cuenta que, para caminar lejos, no basta la salud del cuerpo hace falta la alegría de servir y la esperanza de vivir a plenitud, compartiendo conocimientos con los demás y siendo verdaderos ejemplos de honestidad, especialmente, cuando hacen falta la palabra y el silencio.

Creo en mi palabra y mi silencio. Ambos sonr mis guías de lo que creo.

Hasta pronto.

21/3/16

El desaliento es terrible. No permitas que llegue a tu vida.

Creo que todos tenemos el mismo significado de la palabra desaliento. 

¿Cómo saber que está tocando a la puerta de nuestro ser interior?.

Para empezar, nosotros le abrimos la puerta cuando dejamos que nos seduzca la depresión, cuando nos sentimos víctima de un desacierto, cuando no logramos los objetivos y, especialmente, cuando nos invade la sensación de pérdida.

La presencia del desaliento se da:

Cuando ya no sientas tanto interés por tu responsabilidad principal.
Cuando ya no sonrías tan a menudo como antes.
Cuando sientas que te distraes con facilidad de tu objetivo principal.
Cuando olvides con facilidad detalles de tu sueño.

Cuidado, no permita que se asome a su interior esa “entidad” desenergizante. Es terrible.

Y usted, ¿permite que el desaliento llegue a su vida?

Hasta pronto.

Creo en mis convicciones y aflicciones

Hasta el dia de hoy estuve convencido de hacer mi mejor esfuerzo por mejorar en mi vida. Ahora estoy intensamente  convencido de que voy a lograr lo que me proponga en cada etapa de la vida

Estoy convencido de que deseo ser mejor persona, mejor amigo, padre, hermani. También, estoy convencido de que soy yo quien debe encontrar el camino de la realización profesional.

Mis aflicciones son compañeras del camino, son para "conversar con ellas", son para aclarar mi vida. Ellas, las aflicciones, son detonadores de un cambio interno.

Creo que mis aflicciones e incomodidades son “amigas” que me incitan a luchar para salir adelante.

Hasta pronto.

Nuestras manos, benditas manos.

El día de hoy voy a dedicar un par de horas para pintar un trabajo especial. Así que anted de hacerlo primero ordené el área de trabajo y, repentinamente, mi ví observando mis manos.

Observé cudadosamente las palmas, los dedos, las uñas, la piel, el color, los movimentos. Mi reflexión fué la siguiente: sin mis manos, no podría hacer muchas cosas: no podría pintar - aunque hay personas que lo hacen de diferenes maneras-  yo no podría curar, no me podría asear, ni comer, no podría extender mi apoyo, ni estrechar la mano.

Al estrechar la mano expresamos bienvenidas, nuevas oportunidades de conocer a diferentes personas.

Las manos son el símbolo universal de la unidad de los seres humanos. Todos uniendo nuestras manos expresamos que vamos por el mismo objetivo.

Con el puño cerrado no podríamos expresar amistad, con el puño cerrado estamos diciendo que nuestra mente y corazón también están cerradas.

Nuestras manos son, simplemente, benditas.

Hasta pronto.