8/4/16

¿Qué sientes ser tu?

Es una pregunta que hago con frecuencia a mis amigos, compañeros y participantes de mis grupos. 

Sus respuestas son tan variadas como las huellas digitales del ser humano. Sin embargo, ayer obtuve una respuesta que quiero compartir. 

Le hice la pregunta ¿qué sientes ser tu?. Su respuesta fue: “Ser yo es muy hermoso, porque me siento libre, plena, con fé y esperanza de un mundo mejor. Me siento que soy capaz de lograr todo, hasta el amor mismo.”

Le pregunté ¿por qué hasta el amor mismo?. Su respuesta fue:
"Porque  pienso que primero debo llenarme de mi para poder expresarme y darme, a manos llenas, a través del amor. Sin embargo, estoy lista para amar, porque estoy viviendo el amor a la Vida, mi vida, mi hija, mi trabajo y sobre todo amo este momento porque es totalmente inigualable e indescriptible.”

¿Qué sientes ser tu?

Hasta pronto.

7/4/16

Nadie, nadie, nadie puede tenerlo todo en esta vida.!

Este titulo es con relación a la charla que sostuve hace dias con una personas. Ella decía que, a su juicio, debería existir alguien en la Tierra que lo tuviera todo, así como debería existir alguien que solo tuviera nada.

Converso y reflexiono sobre el primer caso: "Nadie en la Tierra puede tenerlo todo!". 

Estoy de acuerdo, ya que existen cosas por las que no se paga ni un centavo. Por ejemplo: por nacer, por tener vida, por sentir alegría, por tener sueños, tener esperanza, etc. Para eso no se necesita ni un céntimo.
Creo que la salud también es gratis. Por supuesto, que es nuestro deber prolongarla. Eso sí cuesta algo, pero todos tenemos la capacidad y posibilidad de cuidar la salud.

El amor es gratuito. No se paga por ser amado. Creo que en nuestro planeta Tierra existen muchas personas que pueden tener todo lo que necesitan. Claro hay de precios a precios, hay de necesidades a necesidades, hay de ambiciones a ambiciones. Yo declararía que "en la Tierra existen personas que pudieran tenerlo todo".

El segundo caso: "Hay alguien en la Tierra que tenga nada." Esta aseveración también la niego.

En ambos casos estaríamos hablando de posesiones materiales, de riqueza para tener las cosas que se deseen más que las cosas que se necesiten. 

He conocido personas con mucho dinero, pero...siempre hay un pero!.
He conocido personas sin dinero, pero...siempre hay una salida!.

Hasta pronto.

Yo Triunfador.


Yo triunfador, ante la adversidad, me declaro.
Yo triunfador, ante la mediocridad, me mantengo.
Yo triunfador, ante la maldad, me resisto.
Yo triunfador, ante la temeridad, me proclamo.
Yo triunfador, ante la ignorancia, me conmuevo.
Yo triunfador, ante la vida, me conservo.

Hasta pronto.

6/4/16

Hoy sigo creyendo en mí.

Cada día es Hoy. Asi que Hoy sigo creyendo en mí.

Gracias a la Vida, gracias a mis padres, gracias a mi esposa o esposo, gracias a mis hijos, gracias a mis amigos y enemigos, a mis alumnos y maestros, a mis proveedores y acreedores, a mis sueños y pesadillas, a mis planes y deseos, a mis ilusiones y desilusiones, a mis promesas cumplidas o rotas, a mis emociones y pasiones, a mis acciones y frenos, a mi pasado, presente y futuro:  creo en mí. 

Así es.
  
Hasta pronto.

¿Qué es la Pasión?

La pasión es una inclinación natural, que exige una decisión consciente y voluntaria que te lleva a lograr el fin buscado.

Es una inclinación afectiva privilegiada, que te impones y llega a ser el centro de atracción de la vida de cada quien.

La pasión es un sentimiento en donde se presenta una gran ejecución de obras perseverantes para lograr los fines propuestos a pesar de las adversidades.

Sin Pasión no se logran los grandes sueños.


La Pasión no es sufrimiento, no es dolor, ni castigo. Es otra forma de mostrar amor por el fin buscado.

Te invito a vivir Emocionada y Apasionadamente cada momento de tu vida.


Hasta pronto.

5/4/16

Creo en mi desde hoy hasta siempre!

Creo que soy un ser afortunado aunque la fortuna tenga algunos sinsabores.

Creo que poseo grandes talentos y tengo el deber de descubrirlos, explorarlos, explotarlos y compartirlos.

Creo que cuento con grandes habilidades que me están ayudando a lograr mis propositos personales y ocupacionales.
Creo que poseo grandes virtudes que me ayudan a crear un mundo interior mejor.
Creo que uso el amor para el desarrollo de los demás, yo me quedo con la satisfacción, y ello me da plenitud.
Creo que la paciencia es la virtud de virtudes para aceptar las cosas que no puedo cambiar y aceptar a las personas que no piensan, ni sienten como yo, ni creen lo que creo yo.

Creo en el gran poder transformador del pensamiento. 

Los pensamientos son los verdaderos servidores de nuestro interior. Si pienso que algo bueno acontecerá,  por supuesto que sucederá.
Si pienso que algo no bueno sucederá, eso se presentará.
Por eso y muchas cosas más creo en mí desde ayer hasta siempre.

Hasta pronto.

4/4/16

Creo en mi vida como un regalo y en mi muerte como un legado.

Si yo llego con una personas invidente, le digo: Te traigo un regalo, tómalo. Esa persona, posiblemente, me diga,  al tocarlo ¿este regalo es la caja, el papel o el listón?. Mi respuesta será, no el regalo viene adentro de la caja.

Nosotros llegamos a la vida con un maravilloso cuerpo. El regalo está adentro: La inteligencia, la voluntad, las habilidades, etc. Por fuera, es solo un cuerpo vivo; en su interior, repito, se encuentra el regalo.
 
La Vida es un regalo, el listón se lo pone cada quien. El liston simboliza (en este tema) la manera en que cada quien quiere ver su vida. Como el gran regalo de vivir, respirar, sonreir, llorar, dormir, cantar, soñar, bailar, conversar, caminar, disfrutar los colores de la naturaleza, saborear los alimentos…y mil y una cosas más.

La muerte como legado, quiere decir que antes de nuestra partida habremos de haber formado un nuevo universo de valores convertido en un gran legado a la posteridad, empezando por nuestros hijos.

Definitivamente, creo en mi vida que tiene vida y creo en mi muerte que abre las puertas a una nueva vida!

Hasta pronto.

La palabra éxito no es una de mis favoritas.

Por tres razones:
a) La palabra Exito me lleva a pensar inmediatamente a la palabra "Exit" del idioma inglés que quiere decir: Salida.  Y la palabra Salida me indica, sencillamente,  un final de algo.

b) La fórmula que aprendí sobre el "Exito" --de un Ingeniero participante a uno de mis cursos--  es la siguiente: "Exito = a la suma de fracasos, menos uno".
Esta fórmula me gusta y  me exige analizar toda situación en la que se busca una salida airosa. Esa fórmula me parece muy agresiva; sin embargo, es su fórmula.

Yo diría que el éxito es la suma de intentos para alcanzar un algo, más la suma del aprendizaje, más la suma de yerros, menos uno.

La palabra "éxito" para otros es "El resultado alcanzado, más el reconocimiento, más el prestigio creado". Esto es al fin y al cabo, otra Salida.

c) Prefiero la palabra Logros. Esta palabra es una de mis favoritas.
En mi lenguaje diario, no pregunto ¿qué estás haciendo?, pregunto ¿qué vas a lograr con lo que estás haciendo?

Hasta pronto.

3/4/16

Las circunstancias pueden cambiar las cosas.

He estado mencionando en mis grupos de desarrollo la frase de José Ortega y Gasset quien dijo: "El Hombre es él y su circunstancia."

Pues bien, en muchas ocasiones, las decisiones a tiempo o fuera de tiempo pueden cambiar el rumbo de la vida de las personas. Aunque existieran lazos afectivos, o intelectuales o de otra naturaleza; aunque se hayan hecho promesas de amor eterno o de compartir la vida hasta que la muerte los separe o cualquier otra decisión mutua, el destino vestido de "circunstancias" puede cambiarlo todo, pero no olvidarlo, ni sellarlo, ni sepultarlo.

Pudieron haber sido los mejores tiempos compartidos, los mejores momentos, las mejores ideas, los mejores ánimos; sin embargo, algo sucede o sucedió o sucederá que cambia el rumbo de las personas.

A todos nosotros nos han sucedido muchas cosas que no tienen explicación. Lo que sí se explica, con el tiempo, que aquellos tiempos, aquellos momentos fueron inigualables, fueron los mejores. Desafortunadamente, esos tiempos quedaron en el pasado, aunque no necesariamente en el olvido.

Aunque hayas dado lo mejor de tí, lo mejor de tu pensamiento, de tu trato, o de tu presencia, eso ya sucedió. ¿Volverá a suceder? ¿Quién lo sabe? Eso dependerá de las circunstancias de la vida de cada quien.

El Hombre es él y su circunstancia. Lo único que modificable, mejorable y perfeccionable es lo que existe dentro de cada uno de nosotros: nuestras virtudes, habilidades, cualidades y acciones.

Hasta pronto.

El arbol de 1952 en el patio de nuestras casas.


Me escribió diciendo: “estoy en silencio, ya casi no bailo al compás del viento, ni murmullo alguno susurro”.

Vivo en silencio, vivo a solas, vivo de lluvias, vientos y recuerdos,  y,  de vez en cuando, de la mirada lejana de extraños que por la calle ocho pasan, frente a la casa.

Recuerdo a Chale, Caín, Johnny, Gasparín, Genarín y a ti Cuate. Recuerdo a Lula, Tonga, Tere, Silvia, Lupita, Magaly y Yolanda. Extraño sus gritos, sonrisas y algarabías.
Añoro, también, sus gritos de victorias y lloros de derrotas en sus juegos bajo mi sombra.

Estoy en silencio mas no abandonado, cuando el viento mece mis ramas alcanzo a acariciar la casa en donde vivia Don Genero y Doña Sarita con la gran familia que formaron. El único que cerca está es el hijo de ellos, ahora convertido en un gran emprendedor, un extraordinario hermano y un gran ser humano.

Afortundamente, sigo de pie. Vivo al ritmo de las cuatro estaciones.
Sé que me recuerdan. Yo los extraño.

El árbol de su niñez.

Hasta pronto.

"Creo en mi camino y mi destino"

Yo elijo mi destino y yo construyo mi camino y decido cómo caminarlo.

El camino de mi vida lo hago yo. Yo soy quien abro brechas y mi andar. No puedo andar en caminos ajenos; no son míos, ni me pertenecen; ni siquiera volteo a ver el camino de otros, porque eso es algo que pertenece a su intimidad.

Sé a dónde voy y cómo ir.

Recuerdo a alguien que me dijo: "los locos abren caminos que los sabios recorrerán con facilidad"
Puede haber personas que siguen el camino de otros, pero no su forma de caminar.

Yo decido mi destino.
Decido y elijo a dónde ir, cómo he de ir y con quien me acompañaré durante el trayecto. 

Algunos piensan que el destino se aparece cuando ha teminado nuestra vida, y suelen decir: “ese fue su destino”, pero durante la vida ese camino fue su elección.

Los caminos son muchos, la elección es solamente una y cada quien decide.
De todas maneras, no dejo de repetir en mi interior: “Creo en mi camino y creo en mi destino.”

Hasta pronto.