16/4/16

Yo, el idealista.


 No escribiré sobre el idealismo puramente filosófico, porque no se trata de eso. Se trata de usar este adjetivo para denotar que se tienen ideales.

 Por lo tanto, primero es necesario expresar lo que dice este K.diccionaries Ltd. sobre qué es ideal

ideal(es)

abreviación
1. que está muy próximo a un modelo o prototipo de perfección Es el hombre ideal.
2. filosofía que existe en el mundo de las ideas, de la imaginación o del pensamiento opuesto a lo real Las leyes de la física responde a condiciones ideales.
3. que es adecuado para un fin determinado Era el momento ideal para decirle la verdad.
Copyright © 2013 K Dictionaries Ltd.
 
Conozco personas a quienes las considero poseedoras de ideales; es válido llamarlas idealistas.
 
Hoy estuve con una de ellas. Es un joven de escasos 23 años, graduado de Ingeniería, con muchas responsabilidades en su vida actual.
El tiene ideales, posee modelos de perfección;  piensa que cada dia tiene la oportunidad de mejorar, de crecer y desarrollarse.
Se ha dado cuenta que posee talentos excepcionales; ha decidido aprovecharlos porque tiene muchos ideales y sobre todo tiempo para alcanzarlos.
 Se ha dado cuenta que tiene que vivir con él mismo, que no desea "cargar" con personas que no tienen nada en común con él. Creo que ha despertado, creo que se ha dado cuenta de que sus responsabilidades le quitan un poco de tiempo y un mucho de recursos para dedicarse a sus proyectos ideales. 

Así como es él, le pido a usted que se diga a sí mismo: Yo, el idealista porque deseo ejecutar mis actividades de la mejor manera, para que los resultados comparados con lo definidos, sean considerados como resultados ideales.

Yo quiero ser idealista, quiero tener ideales. ¡Eso es ideal!
 
Hasta pronto.
 

15/4/16

Yo, el soñador.

Los seres humanos siempre hemos soñado; nuestros sueños empezaron en la niñez, cuando tuvimos ejemplos de lo que antes llamábamos “nuestros héroes reales”, por ejemplo los bomberos, los maquinistas del tren, o los seres a quienes considerábamos grandes.

Ellos eran los ejemplos de entrega, heroísmo y seguridad para todos. Por eso, en aquellos ayeres muchos niños soñaban con ser bomberos. Maquinistas, telegrafistas, etc. Eso nada de malo tenía, ni tiene, al contrario.

En nuestra juventud empezamos a hacer realidad nuestros sueños, pero, pero, PERO, muchas veces, las circunstancias ajenas hicieron que guardáramos nuestros sueños. Eso se debió a que nos desviamos de nuestro sueño. Para nadie fue importante, nadie respetó ni valoró nuestros sueños. Nos pusimos o pusieron a hacer otras cosas, cosas que generaran dinero para vivir.

¿Y nuestros sueños?.  Ah sí, nuestros sueños. 
Muchos de nosotros los guardamos en el arcón más profundo de nuestro ser. Y esperamos pacientemente a que un día, algún día tuviéramos tiempo y la manera de convertirlos en realidad.

Te pido atenta y amablemente que no esperes a que pasen los días, meses y años para hacer realidad tus sueños. Sigue soñando, no nada más trabajando en cosas que te impiden soñar.

Hasta pronto.

14/4/16

Yo triunfador, ante la vida me proclamo.

Es más fácil y práctico sentirse un ser triunfador que fracasado. 

Sentirse triunfador nos hace caminar erguidos, sonreir a la vida, esperar lo mejor del ahora y del mañana, saber que podemos lograr lo que nos propongamos.

Somos triunfadores desde el momento de nuestro nacimiento, triunfadores porque seguimos con vida, sueños, objetivos, metas y problemas por resolver. 

Somos triunfadores porque solucionamos cualquier situación adversa, solucionamos todo tipo de problemas y sorteamos todo tipo de obstáculos y aprendemos de ello.

Somos triunfadores porque nos sabemos conservar sanos, sabemos alimentar nuestro espíritu y emociones. 

Somos triunfadores porque estamos formando una hermosa familia o porque llevamos una vida de soltería llena de logros.

Somos triunfadores porque esperamos siempre lo mejor y estamos aprendiendo, día con día, que toda experiencia nos hace triunfar. 

Si usted piensa así, si usted vive así y si usted es así, entonces es un triunfador.

Hasta pronto.

13/4/16

Yo triunfador, ante la ignorancia me conmuevo.

Con este comentario me voy a referir a la ignorancia sobre el crecimiento personal.

La ignorancia está directamente relacionada con el "analfabetismo no solo de las letras – si me lo permite expresarlo de esta manera- sino también del comportamiento interpersonal, de la expresión oral, de la salud personal y familiar, del cuidado del manejo del desperdicio, y de todo aquello que nos calificaría como personas en pleno y franco desarrollo.

En este momento no sé si la pobreza me hace ignorante o si la ignorancia me empobrece. O también pensaría: no sé si la riqueza me hace sabio o si la sabiduría me enriquece. 

Yo triunfador, ante la ignorancia me conmuevo. Al conmoverme, me compasiona ver tanta ignorancia por una parte, y tanta sabiduría por la otra. La ignorancia duele, lacera, hiere y puede aniquilar a cualquier persona. 

La sabiduría es la llave que garantiza encontrar formas y guías que despejan la oscuridad de la ignorancia. 

Les pido a los sabios, a los consultores, a los asesores, a los coaches y mentores  del mundo que con su palabra, su ejemplo y enseñanza pongan un granito de arena para minimizar la oscuridad del no saber de las personas que están cerca de ustedes.

Hasta pronto.

12/4/16

Yo triunfador, ante la temeridad me proclamo.

La temeridad por un lado y la cobardía por el otro representan los dos extremos de un diario vivir; en el centro se encuentra la valentía. 

La temeridad está relacionada con las acciones en donde puede una persona herirse fácilmente o inclusive perder la vida.

El valiente es aquel ser que sintiendo miedo se enfrenta a las cosas; el cobarde siente miedo y no se enfrenta; el temerario no siente miedo y simplemente hace las cosas.  

En estos tiempos ya no solo es la valentía la que nos empuja sino la temeridad que nos exige enfrentarnos al mundo actual. El peligro acecha, se encuentra en todas partes; sin embargo, eso no nos debe detener para continuar por el camino que hemos elegido: el de ser mejor persona cada día a pesar de los peligros.

La declaración del día de hoy es: “Yo triunfador, ante la temeridad, me proclamo.”

Hasta pronto.

Yo triunfador, ante la maldad me resisto.

En mi interior reside el juez que declara lo que está bien o lo que está mal. 
 Es definitivo, sé perfectamente qué es el bien y el mal para mí, o en mí, o por mí.  

Aquí cabe mencionar a qué le llamo lo malo o maldad: En lo personal, califico de malo o maldad a toda acción, palabra o gesto que impide el desarrollo propio o el de los demás. Por otra parte, la maldad es un algo que destruye la imagen, el prestigio o el camino de una persona. Recordemos que nosotros elegimos: bondad o maldad.

Le llamo bondad a las acciones, palabras y hechos que son útiles, que brindan bienestar y crecimiento a los demás y a uno mismo.

Te invito a continuar por el camino de la búsqueda incesante por tu propio desarrollo y el de los seres con quienes interactúas.

Para seguir por el camino llamado “de mi rectitud” yo me declaro enemigo de la maldad y me ubico como amigo y promotor de la bondad.
La declaración en la que trabajaré el día de hoy es: “Yo triunfador, ante la maldad, me resisto.

Hasta pronto.

11/4/16

Yo triunfador, ante la mediocridad me mantengo.

Cuando hablo de incomodidades personales debo confesar que la mediocridad es algo que no me gusta; sin embargo, cuando era un joven de 13 años fue una palabra que impactó mi vida. Recuerdo un pasaje de ese libro en donde el pesonaje iba cruzando un puente junto con su mentor. Se escuchaban lamentos. El mentor dice, "sigue caminando. Esos lamentos pertenecen a quienes tuvieron miedo de vivir...y se convirtieron en seres mediocres."

Desde joven aprendí el Valor de la Búsqueda Incesante por los más altos ideales del espíritu. Me enseñaron que lo primero que debería combatir en mi interior era la presencia de la mediocridad. Me sugirieron "huye, corre, no permitas que "ese ser" more en tu interior". 

Ya han pasado casi sesenta años de aquel aprendizaje. Ahora puedo afirmar que la mediocridad es un estado interior que habla de lo comodino que somos los seres humanos...vivimos en un estado de confort  terrible.

He visto cómo la mediocridad destruye talentos; cómo la mediocridad se alimenta de grandes sueños de otros, pero ella no crece, ni cambia, ni se transforma; al contrario, inmoviliza, paraliza y destruye. 

La mediocridad simplemente es eso: mediocridad sin color, ni aroma; sin dolor, ni gozo; sin esperanza, ni desesperación; sin pena, ni gloria.

La declaración de “Yo triunfador, ante la mediocridad, me mantengo” es la que recomiendo que repitas con el corazón y, por favor, combate ese terrible fantasma que se alimenta del espíritu entusiasta. 

Cuando la veas, huye, corre, no permitas que "ese ser" more en tu interir.

Hasta pronto.

10/4/16

Yo triunfador, ante la adversidad me declaro.

Creo que la adversidad es parte de nuestra vida diara. Así como existen vientos a favor los existen en contra. Y éstos tienen su función y su "misión".

La adversidad se hace presente de la siguiente manera: impidiendo, interfiriendo o frenando nuestros intereses, deseos, ambiciones o ilusiones.
La adversidad, tambien, se hace presente cuando no se dan nuestras expectativas, creencias o supuestos.
Las adversidades son estados de ánimo creados por nosotros mismos y/o son situaciones que ponen a prueba nuestros esfuerzos por una parte y, dificultan nuestros planes o caminos, por la otra. En otro orden de ideas: creo que las adversidades son nuestra compañía cotidiana. Lo que sucede es que inesperadamente se presentan o alguien las provoca. Espero que "ese alguien" no seamos nosotros mismos.
Es por eso que: “yo triunfador, ante la adversidad, me declaro” es la afirmación escrita que, te sugiero poner en práctica en este y todos los dias que te enfrentes a esos aspectos negativos inesperados; sin embargo, a veces, necesarios.

Hasta pronto.