30/4/16

Yo, la lluvia.

Yo, la lluvia, me presento a tiempo.
Llego de varias maneras: llego tranquila, llego intensa, llego muy intensa.
Me acompaña mi hermano el viento. El me lleva por doquier.

Yo, la lluvia, limpio tu cielo.
Yo, la lluvia, lleno tus rios, lagos y arroyos.
Yo, la lluvia, empapo la tierra para que siga dando frutos.
Yo, la lluvia, incomodo a los seres que no saben nada de mi propósito.
Yo, la lluvia, soy hermana incodicional de la Vida.
Yo, la lluvia, riego, empapo o inundo a tu hermosa Tierra.
Yo, la lluvia, soy agua, soy milagro, soy vida.

Te ofrezco una disculpa porque mi presencia afecta tu comodidad.
Te ofrezco una disculpa por si mi cantidad afecta a tu comunidad.

Yo, la lluvia, estoy para servirte.

Recuerda, al final de mi paso, en algunos lugares me verás, junto con mi hermano Sol, convertida en arcoiris.
También, recuerda que el arcoiris representa una promesa de Dios.

Hasta pronto.

29/4/16

Yo, la noche.

Buenas noches!...un saludo de cada día (aunque sea de noche), en todos los idiomas, en todas las partes del mundo. Gracias por mencionarme.

Yo, la noche, estoy tan presente como el día.  Sé que no me cuentan como lo hacen con los días, pero eso no importa. Sé que no dicen "dentro de cinco noches será domingo."

Desde que fui creada no he faltado ni un solo momento a mi tarea: cubrir con mi manto la parte de la Tierra en donde tu vives, darte paz, darte compañia.

Yo, la noche, te saludo, te conozco y te acompaño.
Yo, la noche, te he servido de inspiración.
Yo, la noche, te regalo silencio y quietud.
Yo, la noche, te acompaño con suaves sonidos.
Yo, la noche, te inspiro, te doy paz y esperanza.
Yo, la noche, te revelo la hermosura del universo.
Yo, la noche te doy calma, te doy tiempo para que te dediques a ti mismo.
Yo, la noche, te doy oportunidad de que vivas contigo y en tí.
Yo, la noche, estoy y estaré contigo durante toda tu vida, y aunque no estés tú, yo seguiré durante muchos, muchos siglos más.
Es, quizá por eso,  que ustedes se despiden diciendo: "Buenas noches".

Hasta pronto.

28/4/16

Yo, la vida.

El concepto que han dado de mi puede ser definido desde diversos enfoques. La noción más habitual está vinculada a la biología que sostiene que YO,  la vida me manifiesto en la capacidad de nacer, crecer, reproducirse y morir.
En este sentido, Yo, la vida soy aquello que distingue a hombres, animales y plantas, por ejemplo, de los objetos como una roca o una mesa.

Yo, la vida te digo que se ha hablado de mí de muchas maneras; se han expresado de tantas otras formas que es posible que algunas personas no sepan qué o quién soy yo, la vida.

Me dan adjetivos tales como que soy vida fácil o difícil.
Se habla de las vicisitudes de la vida.
Se habla de los obstáculos de la vida.
Se dice, a veces "la vida es cruel", otros dicen "la vida es bella", otros dicen "la vida no es justa pero si es bella".

Pues bien, Yo, la Vida quiero aclarar algo: Yo soy la Vida, yo no elijo, ni decido, ni premio, ni castigo, ni nada de esas cosas que dicen de mí o en mi nombre.

Yo, la vida soy el milagro que te hace ser. Lo que tu hagas de tu existencia eso es decisión tuya.

Si tu quieres ver un futuro prometedor  o difícil, eso es cuestión tuya.
Yo, la vida te bendigo, Yo, la vida te sonrio, Yo, la vida estoy en tí.

Yo, la vida solo te pido que cuides lo que comas, lo que bebas y lo que respires. Lo demás, por ejemplo, como trates a los demás, lo que esperes de ellos, y muchas otras cosas más solo dependen te tí.

Hasta pronto.


25/4/16

Yo, el callado.

Yo, el callado, soy así para no comprometerme.
El silencio es mi gran amigo; en silencio no me arriesgo; es por eso que me autonombro: Yo, el callado.

Prefiero no externar opinion alguna a tener que lidiar con otras ideas y otros comentarios.
Prefiero  seguir dudando de mis conceptos que tener que saber que estoy equivocado.
Prefiero estar en silencio para observar y escuchar. Analizo las ideas que escucho, las mejoro y las convierto en mi ideas personal. Sin embargo, la guardo en el más profundo silencio.

Yo, el callado, estoy condenado a soportar el peso de lo que no quiero expresar.
Yo, el callado, estoy dispuesto a pagar el precio de mi ausencia en grupos.
Yo, el callado, estoy en silencio porque no he aprendido a vivir en la posible guerra de las ideas y palabras de otros.
Yo, el callado, prefiero ser conocido  como "callado, aislado y solitario". No me atrevo a decir Yo, el conversador.

Yo, el callado, prefiero vivir en silencio que a responsabilizarme por lo que digo.

Hasta pronto.

24/4/16

Yo, el ingrato.

Sé que me enseñaron.
Sé que mis tutores pusieron todo su esfuerzo y atención porque yo aprendiera esto, pero fue en vano.

Recuerdo que me enseñaron lo siguiente:

"La Gratitud, una virtud olvidada; en estos tiempos poco enseñada y, mucho menos, practicada."

A los jóvenes de 1916 se les enseñaban que la Gratitud era la segunda virtud del Hombre; la primera, el Honor. Para esto se enseñaba una frase que se aprendía a temprana edad: "El Hombre agradecido es un Hombre bien nacido."

Me enseñaron, también,  dos virtudes: La del Honor y la de la Gratitud.
El Honor es la fuerza y vigor internos del varón. Es lo que le dá la grandeza y nobleza al Hombre ya que ese valor habla del ser que vive dentro de él. 

El Honor es el detonador que nos lleva a defender los más altos ideales de la persona por ella misma y por los más débiles. Por ejemplo, defender a los niños, a los ancianos y a la mujer habla del Hombre en su dimensión humana, ya que niños, ancianos o mujeres no tienen la fuerza para defenderse de sus agresores.

La Gratitud, se manifiesta en la forma en como se dice "gracias" a la persona que otorga algo. Cuando se pronuncia esa palabra, hagamos de cuenta que imploramos a los cielos que colme de fortaleza, armas y escudos  a esa persona para que siga caminando por la vida con fuerza, vigor y entusiasmo. 
Eso nos habla del significado de la gratitud del Hombre bien nacido.


Yo, el ingrato comparto lo que no aprendí.

Hasta pronto.

Yo, el que implora.

Imploro a los cielos, a los universos desconocidos, a las mentes de los Hombres y Mujeres que recapacitemos sobre:

1) La situación del medio ambiente.
¿Qué estamos haciendo para protegerlo y prolongar la vida sana de nuestro amado Planeta: nuestra casa. No importa que nosotros hayamos creado fronteras, es la casa de todos nosotros.

2) La situación del trato interpersonal en privado o en público.
Nos comportamos sin expresar Valores, sin respetar a nadie, ni a niños, mujeres, adultos y adultos mayores.

Desconozco hasta donde está nuestra CAPACIDAD para mejorar.
Desconozco hasta donde QUEREMOS mejorar.
Desconozco hasta donde NOS INTERESA mejorar.


No se trata de cómo eramos ANTES. Eso ya pasó, ya lo vivimos, ya lo disfrutamos. Se trata de lo que DEBEMOS ser y hacer AHORA para empezar a crear un nuevo mundo.

Yo, el que implora, con mis brazos elevados hacia el cielo, pidiendo, gritando e implorando luz, energía, vigor, caminos, modos, maneras de convencernos y de dar el primer paso para crear un mundo mejor.

Yo, el que implora, solamente puedo bajar mi mirada, cerrar mis ojos y soñar un mundo mejor.
Yo, el que implora, está decidido a dar el primer paso para cumplir lo que sueño, lo que pido, lo que exijo y lo que, una y mil veces, imploro.
 Yo, el que implora, dio el primer paso. 

Hasta pronto.