13/5/16

El poder transformador de la oración.

Aunque parezca algo increíble, la oración tiene poderes especiales.

No lo puedo demostrar pero si lo puedo afirmar: el poder transformador más grande en la humanidad se llama oración. Es cuestión de enfoques, fe y esperanza.

El poder transformador de la oración se convierte en lo siguiente:
- Te alegra el alma.
- Te da esperanza.
- Te hace lograr imposibles.
- Te mantiene unido a la Divinidad.
- Conserva vivo tu espiritu de lucha, de entrega y de servicio.
- Te da vigor, te eleva a los niveles más alto de la inteligencia.
- Te fortalece la Voluntad, la vivifica.
- Te redime y te lleva a la presencia directa con Dios.
- Le da brillo a tus ojos,  luz a tu mente y alegría a tu alma.

Cuando hayas hecho lo impensable, lo imposible y no se logra algo, por favor, acude a la oración ella tiene el poder transformador por excelencia.

La oración no es pedir, es platicar con tu Dios.
 
Usted ¿ya oró el día de hoy?

Hasta pronto.

El poder transformador de una palabra o de una frase.

Una palabra, solo una puede cambiar el rumbo de una vida.

Puede ser cualquier palabra. Por ejemplo:
"Creo en ti". Cuando alguien necesita escuchar esta frase, lleva dos fuerzas: lo que la frase en sí misma significa para la persona, y el significado o valor que la persona que dice la frase tenga para la que lo escucha.

Si alguien te dice "Te amo". Esa frase puede inspirar seguridad, confianza, alegría.
Si esa frase es: "Ya no te amo", el significado y el sentir de esa persona podría ser totalmente diferente. Por otra parte, esta misma frase, puede significar liberación de alguien hacia otra persona, y eso puede significar descanso, alegría y quitarse un peso de encima, porque el desamor pesa!.

Bienvenido!
Esa es la palabra que hemos elegido como poseedora de poder transformador. Por supuesto, que, acompañada de la forma en que la persona la pronuncie, le dá más intensidad y generosidad a la expresión y sensación.

Cuando nos dicen esa palabra, nos sentimos muy bien. Sentimos que hemos llegado al lugar en donde somos esperados con respeto y alegría.
Ser bienvenido(a) nos da el poder de mejorar cada día.  
Ser bienvenido(a) nos hace sentir que hemos llegado al mejor lugar, al lugar en donde mora la paz, el amor y la alegría.

Sea la palabra o la frase que sea encierran en sí mismas un poder transformador, un poder libertario, un poder que nos puede llevar a alcanzar los más elevados sueños, valores o metas propuestas.
Hasta pronto.

12/5/16

El poder transformador de una lágrima.


Las lágrimas son maravillosas.
Cuando lloras de dolor, ellas te alivian.
Cuando lloras de gozo, ellas te elevan.
Cuando lloras por alguien, ellas te acompañan.
Cuando lloras por una despedida, ellas se quedan.
Cuando lloras por una nueva vida, ellas se desvanecen.
Cuando lloras por haber encontrado a alguien, ellas sonrien.
Cuando lloras por sentirte amada(o), ellas vibran.
Cuando lloras por nada, ellas te abrazan

Las lágrimas de dolor se quedan en el olvido, las de placer en el recuerdo.
Usted, ¿derrama lágrimas?

Hasta la próxima.

El poder transformador de una vela encendida.


¿Encender una vela?, ¿Para qué?... Para ver en ella como derrama sus gotas de cera y en ellas ver una impotencia congelada.
Encender una vela tiene muchos significados y poderes; el que busco es el de la transformación de mi ser.

Es posible que encienda una vela para agradecer, alabar, encomendar, solicitar, o permanecer. Todo esto lleva una sana intención.
Cuando enciendo y contemplo la vela disfruto su luz, calor y fragilidad. Ella se entrega, se ofrenda, se apaga y se acaba.  Es un gran ejemplo.

Mi deber en la vida es iluminar, dar calor y entregar lo mejor de mí mismo.

¿Quieres encender una vela?

Hasta pronto.

11/5/16

El poder transformador de tu mirada.

El poder transformador de tu mirada.

El poder transformador de tu mirada cuando el alma calla, cuando el alma observa, cuando el alma aprende. La fuerza del alma brota a través de tu mirada.

Los ojos son llamados "las ventanas del alma". Por medio de ellos se asoma la tristeza, alegría, el amor, el odio, la fe, la esperanza, la ira, la desesperación, la duda, la desconfianza y muchas otras cosas más, posiblemente agradables, posiblemente desagradables. Quien ve y observa tu mirada sabe muy bien lo que ella dice.

También, hay miradas que nos hablan de ternura, alegría, cercanía y dulzura.

¿Cómo es tu mirada?, ¿Qué compartes cuando miras a los ojos de los demás?

Te pido que observes el alma de los demás que se asoma en su mirada.

La mirada posee un poder transformador inigualable.
La mirada posee una fuerza tremenda para bien o para algo no bueno.


Por cierto, dicen que un primer beso se da con la mirada. ¿Qué opinas?

Hasta pronto.

Tengo ganas...

"Has dos cosas que tengo en abundancia: las ganas de vivir y el deseo de compartir.

Las ganas implican y exigen sentir un deseo vehemente, lleno de colores, pleno de vibraciones por o para hacer algo.
Las ganas son una inclinación natural de los seres humanos que, si lo deseamos, las podemos enfocar y desencadenar en algo muy especifico; por ejemplo: ganas de vivir, de soñar, de lograr, de esperar y de no se cuantas cosas más.

El vivir implica estar conciente de todo cuanto acontece en nuestro interior. Vivir es sentir el latido del corazón, sentir el frio o calor en la piel, esperar con agradable inquietud las cosas deseadas del mañana.
Nuestro vivir implica no solo pagos, cuentas, facturas, creditos. Todo eso es parte de la vida, mas no necesariamente del vivir de cada quien.

Usted sabe a lo que le llama vibrar, disfrutar,  sonreir, gustar, dormir, despertar y vivir.
Lo invito a desarrollar más ganas de vivir, y de vivir con ganas!

Hasta pronto.

Gracias por visitar y recomendar:
www.institutodeperson.net

10/5/16

Yo, el que da regalos.

Recibir regalos es algo que  cualquiera de nosotros disfrutamos. Todos sonreimos, todos nos sentimos bien y surge la mejor persona en quien el regalo recibe.

Pues bien, en este momento quiero compartir cinco cosas que podemos regalar en cada momento de nuestra vida diaria.

Uno: El Respeto como un herramienta principal de trato.
Dos: La Sinceridad como un virtud interna.
Tres: La Caballerosidad como un excelente hábito.
Cuatro: La Dulzura como una buena manera.
Cinco: El Servicio como un deber cotidiano.

Yo, el que da regalos, te recuerda: Dar es algo grandioso,
Yo, el que da regalos, te sugiero: Dar lo mejor de tí.
Yo, el que da regalo, te invito a Darte a "manos llenas."


No olvides: Yo, el que da regalos, tengo cinco cosas m´ss que te quiero regalar: el respeto en mi frente, la sinceridad en el alma, la caballerosidad en mis brazos, la dulzura en mi trato y el servicio en mi sonrisa. Esos cinco regalos son para tí. ¿Los quieres?

Y usted ¿tiene esos cinco regalos para los demás?

Hasta pronto.

9/5/16

Yo, el clavel blanco.

En algunos países, las personas cuyas madres han ya fallecido, portan un clavel blanco en la solapa del saco, o en la camisa del hombre, o en la blusa de la mujer.

Pues bien, Yo, el clavel blanco simbolizo lo siguiente:
- el respeto hacia la mamá fallecida.
- el orgullo de ser un hijo o hija formada por esa gran madre ausente.
- el color de una vida ejemplar.
- el color del alma que dejó impregnada en cada uno de nosotros esa gran madre ausente.
- mi aroma es de sencillez hermosa como lo fue la madre ausente.

Si usted porta ese clavel blanco seguirá dando vida a la gran tradición de celebrar con el alma el agradecimiento a la madre ausente, a la mujer que  dió la vida, cuidados, enseñanzas y ejemplos.
Si usted porta ese clavel blanco seguirá siendo un testimonio filial de gratitud y veneración.
Si usted porta ese clavel blanco seguirá vivo no solo el recuerdo sino la presencia de una madre ausente más no olvidada.

Para despedirme, Yo, el clavel blanco, no simbolizo ni tristeza, ni lágrima alguna. Simplemente, simbolizo el eterno recuerdo de una gran mujer que ya dió su vida por el amor de sus hijos, su hijo o su hija.

Hasta pronto.

8/5/16

Yo, su hijo.


08 de mayo
Querida mamá:

Pasado mañana celebraremos en la Tierra el día de las madres, pero yo me quiero adelantar con esta carta para usted.

Recuerdo que la primera carta que recibí de usted  fue a la edad de 13 años. En ella me preguntaba que "cómo me habia ido". 
Voy a hacer de cuenta que acabo de recibir esa carta y me hace la misma pregunta. Sesenta años después de esa primera carta le voy a dar respuesta a esa pregunta.

Mi vida ha sido muy a mi manera, hago lo que creo que es correcto para mí, no correcto para los demás.  He hecho muchos viajes, he vivido en varias ciudades. Por otra parte, he tenido aciertos y desaciertos. Vivo en constante búsqueda de paz. He aprendido a escalar montañas, he aprendido a levantarme cuando he caido. No he dejado de leer, ni de estudiar. Cada vez me doy cuenta que sé menos y que nuesta vida en esta Tierra es muy limitada al Tiempo.

Creo que en lo que le voy a decir está concentrada mi vida: Mi vida se ha convertido en un constante compartir lo que soy, lo que se, lo que puedo, lo que hago y lo que logro. Esa lección la he estado perfeccionando cada día. Sé que eso es la Vida para mí.

No le pregunto a usted cómo ha estado porque sé que su estado es de alegría y de eterno gozo de visión beatífica. Sé que está rodeada de mis tres hermanos y mi padre. Creo saber que en donde usted está tienen memoria y que no olvida a ninguno de sus hijos que estamos todavía en esta dimensión.
Le digo que todos los días escucho su sonrisa, su voz, sus cantos. Escucho su murmullo de oración por cada uno.

Cada día la celebro, cada día la recuerdo.

Su hijo que la extraña, la admira, la ama y jamás olvida su enseñanza.
Cuatezón.

Nota: Sé que en el cielo, en donde usted está, también celebran eternamente el día de las madres y disfrutan de la Hermosura y Grandeza de Dios.