4/6/16

Hoy mi nombre es TanCredo

No son los bienes que poseo los que me dan la credibilidad en mi mismo, tampoco el dinero, ni el trabajo, ni las posibilidades que el futuro me pueda ofrecer. Lo que me he dado cuenta es que creer en mí es la esencia de mi seguridad, mi confianza, mi estima y mi gozo interior. .

Tanto creo en mi que estoy a punto de recrearme.
Tanto creo en mí que estoy a punto de reconstruirme.
Tanto creo en mí que estoy a punto de redimirme.
Tanto creo en mí que estoy a punto de en creencia viva erigirme.

Tanto creo en mì que temo en un soberbio convertirme.

Tanto creo en mí que poco se me hace el mar para beberlo de un solo sorbo.
Mi nombre es TanCredo.

Hasta pronto.

3/6/16

MI nombre es Creación.

Creo que ese un juego especial en la vida: crear.

De acuerdo a mis convicciones, soy cocreador de lo no creado; por lo tanto, vine al mundo a dar continuidad a la gran maravilla de la Creación.

Estoy convencido de que crear es lo que da identidad a mi esencia y existencia.
Estoy conmovido a crear lo no creado. Cada cosa que haga la estoy creando, cada letra que escriba la estoy creando, cada sensación que quede en tu ser al leer lo que escribo es algo que no existía.
Es por eso que digo que mi nombre es Creación.

Cuando me planto frente a mi "caballete", tomo mis pinceles, tomo la pintura y plasmo los colores en la tela o en la madera viene a mi una agradable sensación que  invade mi espíritu, me eleva y me hace expresar una leve sonrisa; en fin, es algo que no pertenece a la Tierra. Esa sensación es gratis, agradable y se convierte en herramienta de trabajo para crear mis obras que no existen. La tela está en blanco o negro.

Cuando estoy frente a mis grupos, empiezo a hablar, a decir palabras que no había expresado de la manera en como lo estoy haciendo en ese momento, me veo como alguien que está formando algo en el interior de las personas que me escuchan. Eso no existía minutos antes.

Se ha llenado esta hoja de letras, ellas se convierten en palabras, después se convierten en oraciones, su suman y se lee el concepto que espero que se convierta en una reflexión compartida o en una acción decidida.

Hoy por hoy, mi nombre es Creación.

Hasta pronto.

2/6/16

Mi nombre es Sonrisa.

Elegí este nombre porque la Sonrisa es universal. Está en todos los paises del mundo, aparece en todos los rostros de los seres humanos.

La Sonrisa, no tiene edad, ni género. Solo tiene ese nombre y es el lenguaje del alma.
La sonrisa leve o en carcajada brota de lo más profundo del ser, surge de las profundidades o baja de las altitudes del alma.
Esas sonrisas las disfruta el que la contempla, no el que la brinda.

Hay personas cuyo nombre debería ser Sonrisa; en inglés se escribe diferente y escucha muy bien: Smile.

La Sonrisa ilumina el rostro de quien sonrie y del que recibe la sonrisa.
La Sonrisa brinda calidez del alma.
La Sonrisa da permiso para el afecto.
La Sonrisa es gratitud.
La Sonrisa es efervescencia del espiritu.
La Sonrisa puede transformar a todos los seres del mundo.

Sonreir ni cuesta, ni duele, ni exige respuesta.

He visto sonrisas de bienvenida, de despedida, de afecto, de amor, de esperanza, de aceptación.
He visto bellas, bellísimas sonrisas. Esas sonrisas son ejemplos de inspiración, ejemplos de vida.
Ha sido un privilegio ver y disfrutar de esas sonrisas.

Hasta pronto.

Mi nombre es Fe

Hoy decido llamarme Fe. Este nombre me hace sentir muy bien.
Recuerdo que, cuando perdí casi todo, en el fondo de mi corazón estaba la Fe. Ella, como inseparable virtud, siempre ha estado de pie a mi lado, sin caerse, sin abandonarme. Siempre presente aunque en silencio, siempre a mi lado y sonriendo. Me dice: "es todo lo que te queda: La Fe".
 
La Fe es lo que tenía cuando pensaba todo estaba perdido. La Fe tan fácil de escribir y tan difícil de negar.
Cuando nada he tenido…aparece de la nada la Fe. Esa gran virtud que me da alientos de fuertes, frescos y vigorosos vientos y me da el vigor  para empezar de nuevo.

Tengo Fe, aunque no tenga dinero,
Tengo Fe, aunque no tenga trabajo,
Tengo Fe, aunque no tenga salud,
Tengo Fe, aunque no tenga esperanza.
Tengo Fe, aunque nadie me ame.
Tengo Fe, aunque nadie crea en mi.
Tengo Fe, aunque nada tenga.

Eso es más que suficiente para seguir adelante.! Bendita Fe.

Hasta pronto.

1/6/16

Mi nombre es Amanecer.

...porque soy portador de una nueva oportunidad para lograr mis propósitos.

Cada día me nombro Amanecer: cada día es empezar de nuevo si es que hubiera dejado algo pendiente el dia anterior.

Cada día tengo y soy,  yo mismo, la oportunidad de hacer las cosas con bríos nuevos.
Mi amanecer de cada día es diferente. Por eso lo espero con ansia gozosa.
Cada dia tiene vientos nuevos, lluvias nuevas, aromas nuevos, cantos nuevos.

Me gusta mi nombre Amanecer porque soy el único que se llama así.
Cada amanecer es esplendoroso, grandioso, magnífico; simplemente, maravilloso.
Cada amanecer agradezco haber despertado, agradezco tener ese nuevo tiempo para seguir aportando lo mejor de mí a mi mundo, a tu mundo, a nuestro mundo.

Cada nuevo amanecer, es precisamente su calificativo: nuevo. Esto quiere decir que  el amanecer me anuncia el inicio de una nueva e irrepetible oportunidad que considero un verdadero regalo de mi Cielo.

Los amaneceres son diferentes en colores, velocidad del viento, humedad y temperatura. 

Si observamos, nos daremos cuenta de la hermosura que encierra el inicio de un nuevo día: un gran y hermoso amanecer. Por eso, y por muchas otras cosas más mi nombre es Amanecer. Mañana, en tu amanecer, da gracias, sonrie y levanta tu espiritu para dar lo mejor de tí. Tu te llamarás igual que yo: Amanecer para crear un mundo perfecto.

Hasta pronto.

Mi nombre es Determinación.

Hoy me llamo Determinación. 
Así es que estoy destinado y determinado a lograr todo lo que me proponga.

Con un nombre así, no habrán puertas que no abra, montañas que no escale, obstáculos que no venza, ni sueños que no realice.
Con un nombre así, todo me parece más fácil, más efectivo y más emocionante.
Con un nombre así, mi vida es más dulce, más amable y más plena.
Con un nombre así, siento vivir en un gran paraíso.

Con un nombre así siento poseer: 

a) Deseos de vivir con intensidad. 
b) Entusiasmo por alcanzar lo que me proponga.
c) Talentos para ejecutarlo.
d) Esfuerzos para canalizarlo.
f) Responsabilidad para enfocarlo.
g) Medios para realizarlo.
i) Inspiración para no desviarme.
j) Nobleza para compartirlo.
k) Alegría para lograrlo.
l) Calidez para disfrutarlo.
m) Intención para no cejar en el camino.
n) Optimismo para trabajarlo.
o) Naturalidad para enseñarlo.



Hasta pronto.

31/5/16

Mi nombre es Entusiasmo

He aprendido que el entusiasmo es estar lleno de dioses. 
El entusiasmo es una energía que si no se usa se aleja y desaparece. 
El entusiasmo nos da generoso aliento para vivir con esperanza, alegría y con una sonrisa en el alma.
Tener entusiasmo es poseer la gran energía para seguir adelante.
Tener entusiasmo es aprovechar el intenso vigor que radica en nuestro ser.
Tener entusiasmo es contar con un alimentador gratuito e inacabable para lograr los propósitos.
Tener entusiasmo es poseer el detonador para esperar lo mejor de la vida.
Tener entusiasmo es garantía de llegar al final de los objetivos.
Tener entusiasmo es un gran regalo; no lo usamos porque no queremos, o no sabemos, o porque no podemos.

Y usted, ¿tiene entusiasmo?

Hasta pronto.

El poder transformador de la distancia

En la distancia o a la distancia: 
No hay lejos, ni hay cerca. No hay allá, ni hay acá.
La distancia desaparece solamente en el pensamiento y la imaginación .
El poder transformador de la distancia, te acerca. 
Aviva la extrañeza y refuerza el deseo de presencia. 
El poder transformador de la distancia mantiene viva la espera de la cercanía.

El conmovedor poder de la distancia es algo extraordinariamente maravilloso: 
Te mueve y conmueve, te inspira y le da color a las alas de la imaginación. 
Sonries a solas, gritas en silencio porque hay vivencia interior.

En la distancia se transforman en un solo ser, un solo espíritu y una sola alma. 
En ese momento dejas de ser tu para convertirte en ella y ella deja de ser ella para convertirse en ti.
Ese es el poder transformador de la distancia, más fuerte, más real que la realidad misma.
Es una manera de amar real, genuina y verdadera.

Hasta pronto.

El poder transformador de la alegría.


El poder transformador de la alegría de una vida empieza con el nacimiento. Se funden dos alegrías: la de ser madre y la de nacer  hijo(a).
El poder transformador de la alegría de esa vida continua con el crecimiento sano y la relación armoniosa entre madre e hijo o hija.
El poder transformador de la alegría es gratamente contagiante.
El poder transformador de la alegría de una vida nos lleva a la alegria por servir a otras vidas.
Hasta pronto.