18/6/16

Ayer nacieron dos Alas.

Cuando menciono el nombre, Martha Yolanda, me refiero a todas las participantes del Proceso de Transformación llamado "Mujeres sin Frenos."


Todas las participantes se dieron cuenta de algo: el brillo en los ojos de Martha Yolanda. Fue algo diferente, algo no visto por ustedes. Voy a explicar ese significado.

Ayer por la tarde-noche, cuando estaba explicando el tema, observé cómo de repente el brillo de los ojos de Martha Yolanda se hizo intenso. Eso se debió  a que estaban naciendo sus Alas.
Esas Alas tienen un nombre: una se llama Libertad y la otra Alegría.

Ayer, todos fuimos testigos del nacimiento de las Alas.
Alas no solo para volar,
Alas no solo para sonreir,
Alas no solo para decidir,
Alas no solo para disfrutar.
Alas no solo para ser diferente.

Esas Alas son para enseñar al mundo que con Libertad y Alegría se logran los sueños, se alcanzan las metas y se comparten los frutos.
Esas Alas son para crearse un mundo mejor, un mundo que nada tiene que ver con los intereses terrenales.
Esas Alas tiene que ver con los acuerdos establecidos con los demás. No dejen nada al azahar.

Esas Alas tienen que ver con la Fortaleza, la Ejemplaridad, la Vida y la Seguridad y la Alegría.
Ayer nacieron muchas Alas, las de ella y la de sus compañeras: Flor, Lulú, Leticia, Sandra y Fabiola.

Felices Alas, alegres vientos, hermosos cielos en el interior de cada una de ustedes.

Hasta pronto.




16/6/16

Mi nombre es Constancia.


Hoy elegí este nombre porque he conocido a muy pocas personas que poseen esta virtud: La Constancia.

Una gota de agua, sencilla, modesta y, posiblemente, insignificante, representa  el ejemplo incuestionable, maravilloso y edificante de la virtud de la Constancia.

Siempre se ha dicho que una gota de agua llega a horadar una piedra. No es la densidad de la gota  lo que la atraviesa, es su sempiterna constancia, es su una y otra y otra y otra hasta horadar la roca. La gota no se distrae, no se va de su lugar, no se le presentan otras necesidades ni otros rumbos. Ella está allí, insistente en su goteo y consistente en su ritmo.

Este es, definitivamente, repito un gran ejemplo que nos recuerda  insistir en lo que nos propongamos. Es decir, tenemos nuestro sueño, sabemos lo que queremos, cómo, cuándo, dónde, cómo, etc. No debería haber ninguna fuerza externa que nos haga cambiar de rumbo.

Cuando abandonamos nuestro sueño quiere decir que ni nos interesa servir, ni nos interesa darnos a los demás, ni tan siquiera  preparamos como la  gota de agua, en ritmo y tiempo iguales para no cejar en nuestro propósito.

Una gota de agua ni siquiera llama la atención; al contrario, a veces es molesta al oído; sin embargo, es el verdadero ejemplo de la constancia y su sonido nos dice: "Hazlo una y otra vez, insiste, resiste, persiste, sigue una y otra vez, no te detengas, insiste..."

Hasta pronto.

15/6/16

Mi nombre es Presente.

Ayer le pregunté a un participante en una de sesiones de Desarrollo Grupal: ¿Que es el presente para tí?. Y me contestó: "Mi vida. Cada uno de sus momentos". De inmediato, le agradecí su definición. Lo felicité porque me había dado una nueva forma del ver el presente.

Pues bien, el presente, o mi presente es este momento. Cada letra la estoy plasmando en el presente; sin embargo, una es más presente que la otra, ya que la otra ha quedado plasmada en el pasado.
Mi presente, mi aquí y ahora, mi momento, este momento, este mismo instante es mi presente. Ya pasó, sin embargo, aquí está, nuevamente, conmigo.

Es definitivo que el Presente es un verdadero Regalo. Cada instante, cada parte de ese instante forman y conforman un regalo, mi regalo en el tiempo. Sabré aprovecharlo, sabré llenarlo de lo que debo ejecutar y lograr, o leer, escribir, o  aprender. Mi presente, mi regalo lo disfruto con intensidad gozosa.

El presente que llegará mañana se llama futuro. Lo espero con alegría, con ganas de continuar mi obra.

Mi presente, bendito presente, lo aprovecho, lo ocupo, lo uso y lo lleno de lo que debe llevarse a su paso y quedará plasmado en el Pasado. El pasado es la prueba inequívoca de que un día, próximo o remoto, viví un Presente. Por eso mi nombre es Presente.

Hasta pronto.

13/6/16

Mi nombre es Vacío.

Tengo un nombre cuyo contenido es grande, muy grande.
Mi nombre es tan grande como el todo.
Mi nombre es tan mencionado como el tuyo.

Me llamo Vacío:
Porque solo tengo fracasos, pero quiero llenarme de logros.
Me llamo Vacío:
Porque solo poseo ignorancia, pero quiero llenarme de sabiduría.
Me llamo Vacío:
Porque solo tengo desaliento, pero quiero llenarme con entusiasmo.
Me llamo Vacío:
Porque "no sé que decidir",  pero quiero llenarlo con serias elecciones.
Me llamo Vacío:
Porque es de soledad, quiero llenarme con compañías.
Me llamo Vacío:
Porque es por cobardía, quiero llenarme de valentías.
Me llamo Vacío:
Porque es por carencias, quiero llenarme de todo.
Me llamo Vacío:
Porque tengo  "hambre", quiero llenarme de logros.
Me llamo Vacío:
Porque estoy lleno de dudas, quiero llenarme de certezas.

Mi nombre es Vacío; mi apellido es Nada. Me sueño con llamarme PLENITUD.

Hasta pronto.

12/6/16

Mi nombre es Rencor.

Dos hombres habían compartido injustamente una celda en prisión durante varios años, soportando todo tipo de maltratos y humillaciones. Una vez en libertad, se encontraron años después. Uno de ellos preguntó al otro: – ¿Alguna vez te acuerdas de los carceleros? – No, gracias a Dios ya lo olvidé todo – contestó – ¿Y tú? – Yo continúo odiándolos con todas mis fuerzas – respondió el otro Su amigo lo miró unos instantes, luego dijo: – Lo siento por ti. – Si eso es así, significa que aún te tienen preso. (Fabula)

Esta fábula, extraordinaria por su contenido y significado, es la mejor manera de que yo entienda lo que es el rencor.

Aquí dejo de escribir para dedicarme a analizar mis rencores o mis olvidos.

Gibran Kahlil Gibran  decía: "Recordar en una forma de encuentro; el olvido una forma de libertad.".

Hasta pronto.