6/8/16

Hoy deseo estar en silencio...


Hoy deseo estar en silencio…

Hoy quiero estar en silencio siendo yo mi invitado y mi anfitrión.
Hoy estoy conmigo y en mí. Hoy me visito, hoy me invito algo de beber, en silencio.

Deseo estar en silencio porque el ruido del mundo me incomoda.
Deseo estar en silencio porque los sonidos me inspiran, la musica me tanquiliza y me transporta.

Deseo estar en silencio para descansar de mi voz, mis ruidos y mis sentidos.
Deseo estar en silencio para escribir algo, escribir silencios y escribir sonidos.

Hoy estuve trabajando en mis proyectos, mi estudio y mis deberes. Es momento de estar en silencio, terminar de escribir, subirlo al blog, cerrar mis dispositivos, guardarlos, ponerme de pie, subir las escaleras en silencio, escuchar mi música en silencio, orar en silencio y descansar en silencio.

Hasta pronto.

Caminos de una vida...


Tu vida, mi vida y la vida de cada quien han tenido caminos. Cuando no han existido los hemos creado; sí, efectivamente, hemos creado caminos en cada paso que hemos dado.

Todos los caminos tienen sus subidas y bajadas; otros tienen solo piedras, otros son simplemente sencillos, planos. Otros tienen espinas y abrojos; otros simplemente rosales y jazmines. Otros son áridos, fríos, húmedos, llenos de lodos.
Hay caminos de todas las formas y circunstancias que te quieras imaginar.

Pregunto: ¿qué importa más el camino o el destino? (Tú tienes la mejor respuesta).

Otra pregunta: ¿qué he disfrutado más: el camino o el destino?. Mi respuesta es: el camino! Repito, es mi respuesta, (no necesariamente una verdad para los demás.)

Explico por qué.
No sé si me lo enseñaron, lo descubrí o simplemente se dio de la siguiente manera:
Mis caminos los he disfrutado porque no vi, ni he visto si el camino es difícil o fácil; simplemente he andado mis caminos que me han llevado a mis destinos parciales y ando el camino que me llevará a mi destino final.

Mis caminos estuvieron llenos de paisajes, amaneceres, atardeceres, anocheceres.
Mis caminos están, ahora, llenos de pintura, escritura y música.
Mis caminos están, ahora, en su lugar. Sé cuál tomar y cuál abadonar.

Mis caminos son la suma de mi vida andada, formada y lograda.

Hasta pronto.

5/8/16

Sueños sin final… son simplemente sueños.



Qué gran avenida, La Reforma,  en la Ciudad de México!. Por esos rumbos tuve los mejores momentos de reflexión. Allá nacieron mis sueños, nacieron contemplando árboles, sintiendo los vientos , respirando aromas de pasto recién cortado. Allá, en los años 60s.
Qué años, qué vida, qué sueños. Aprendí a soñar despierto y a despertar soñando.
Tuve sueños de todo y de nada.
Sueños de cosas pasadas y por pasar,
Sueños de estudios y de ocios.
Sueños de fríos y calores.
Sueños de disfrutar mi compañia y mi unicidad.
Sueños de vivir, sueños de todos colores, pero sin un final.

Eso les hizo falta a mis sueños y ensoñaciones: que tuvieran un final.

Como nunca lo ví, ese sueño se desvaneció.
Como nunca le puse fechas, ni colores, ni nada, ese sueño desapareció.
Como nunca tuve quien me enseñara, mis sueños se conviertieron simplemente  en nada.

Allá tuve los mejores momentos, los mejores sueños…lo único que permanece es esa Avenida Reforma en donde aprendí a soñar despierto y a despertar soñando.

Hasta pronto.

Perdido o ausente.

No sé si en aquellos ayeres estaba perdido o estaba ausente.

Recuerdo que caminaba y caminaba y, de repente, me preguntaba ¿a dónde vas?.
La respuesta no llegaba, la ignoraba, la desconocía y posiblemente la negaba,
No sabía a dónde iría; sin embargo, sabía en donde estaba.


No sabía si estaba perdido o ausente.
Y, perdido no estaba porque no sabía a dónde iría.
Ausente tampoco, porque desconocía mi presente.

Total que ni perdido, ni encontrado; ni ausente, ni presente, solo caminaba y caminaba.

Hasta pronto.

4/8/16

Acróstico a la Transformación.

Hace muchos años que empleo esta palabra y digo en el slogan del Instituto Deperson:
Formo y Transformo personas.
¿Formar?  ¿Cómo?
¿Transformar? ¿En qué?.

Pues bien, así como otras personas en otros oficios no dan sus fórmulas, aquí no la puedo compartir.

Lo que sí sé es que he encontrado la manera de Formar personas y Transformar su manera de Pensar.
Reubicamos su enfoque y ellos aprenden a ver sus valores, convicciones, deseos, sueños, ets., de otra manera.
En mi Manera de enseñar está la fórmula mágica para que las personas que atiendo se Formen y Transformen su mundo interior.

Desde este sitio agradezco la confianza a todas las personas que he tenido la fortuna de atender. Observo su transformación de una y mil maneras. Saludos.

Todo lo que imagines tarde o temprano sucederá.
Razona antes de actuar,
Analiza profundamente tus sueños,
No hace falta que los compartas.
Simplemente, transformate!
Fija muy bien tus metas.
Observa de cerca tus avances.
Renuncia a viejos hábitos.
Minimiza las excusas.
Actua con coherencia.
Cuida de no desalentarte.
Inspirate.
Optimiza tu energía.
Nunca digas "No puedo".



Hasta pronto.

3/8/16

Mucho que escribir y poco que decir…

Hay momentos para mí como este.
Y me digo que tengo mucho que escribir y poco que decir.
Me gusta escribir mucho y decir poco; también me gusta decir mucho y escribir poco.
Es definitivo, me gusta lo mucho y me gusta lo poco.


Quiero escribir que:
Tengo mucho que encontrar y poco que buscar.
Tengo mucho que aprender y poco que enseñar.
Tengo mucho que escuchar y poco que decir.
Tengo mucho que soñar y poco que realizar.
Tengo mucho que correr y poco que avanzar.
Tengo mucho que observar y poco que enjuiciar.
Tengo mucho que pensar y poco que sentir.
Tengo mucho que mover y poco que dejar.
Tengo mucho que hacer y poco que planear.
Tengo mucho que recordar y poco que olvidar.
Tengo mucho que vivir y poco que quejar.

Hasta pronto.

2/8/16

"Sin pena, ni gloria..."

Sin pena, ni gloria…

Una vida calificada de esa manera es, para mí, una vida mediocre y gris.

Una vida “sin pena, ni gloria” es la que cada quien lleva porque no se ha dado cuenta que:

Vivir es un regalo que como tal se tiene que disfrutar.
Vivir es un premio que posiblemente no se ha ganado.
Vivir es un don que ni siquiera se ha empleado.
Vivir es una aventura que es totalmente desconocida.
Vivir es un placer que ni siquiera ha sido saboreado.
Vivir es un color que ni siquiera se ha plasmado.
Vivir es una melodía que ni siquiera se ha escrito, ni interpretado.
Vivir es un momento en la eternidad que ni siquiera hemos medido.

Vivir es un diario sonreir para que esa Vida “¡valga su pena y merezca su gloria!".

Hasta pronto.

1/8/16

Alcanzar la gloria y su posible desdicha!


"He logrado la gloria...¿y qué?"

¿Qué sigue?
¿Esperar aplausos eternos por mi conquista?.
¿Esperar reconocimientos de inmortalidad por mi logro?


Ya he logrado la gloria (con minúscula). ¿Qué sigue?
¿Solo acariciar mis logros?¿Sentirme un superhombre?

Gracias a este logro me debo poner nuevas metas y nuevos limites.
Gracias a este logro debo aquilatar mis talentos para bien.
Gracias a mi logro debo aprender a vivir de manera sencilla.

No quiero que me invada la vanidad, ni la soberbia que son los únicos entes que aparecen ante mi gloria.
También me acompañan, en la gloria alcanzada: la envidia, la discordia, la vanidad, la soberbia, los desvaríos, la soledad y posiblemente la oscuridad.
Debo aprender a vivir como siempre. Si obtuve la gloria ¡qué bien!. Te recuerdo que aquella persona que ayuda al ciego a cruzar una calle también ha alcanzado la gloria. Por supuesto, el ciego la alcanzó.

Aquella persona que sabe tratar a las mujeres, a los niños y a los demás también han alcanzado la gloria.
Ellos no necesitan ni aplausos, ni reconocimientos, ni decir en los periodicos, ni en las redes sociales que han alcanzado la gloria porque la gloria se alcanza en el interior de tu razón y corazón.

Hasta pronto.

31/7/16

El fracaso y su buenaventura!


"He fracasado...¿y qué?"

Lo mejor que he aprendido en mi vida están en las páginas de mi fracasos, errores, omisiones y descuidos.
Lo mejor que he descubierto en mí se lo debo a mis amigos los errores, los fracasos y omisiones.
Lo mejor del fracaso es que me he levantado, he caminado y logrado mis sueños.

Gracias a mi fracaso empecé de nuevo.
Gracias a mi fracaso corregí errores.
Gracias a mi fracaso aprendí a vivir de una manera diferente.
Gracias a mi fracaso veo con claridad mi obscuridad.
Gracias a mi fracaso veo con dulzura mi amargura.
Gracias a mi fracaso veo con cordura mi locura.
Gracias a mi fracaso aprendí a vivir en paz.

Hasta pronto.