20/8/16

El pensamiento es luz, la emoción fuego.

 

Normalmente, he tenido mucho cuidado para manejar mis sentimientos, emociones y sensaciones. Trato de que mis emociones sean racionalmente analizadas, los sentimientos profundamente definidos y las sensaciones inmensamente gozadas porque, en este apartado, la razón misma desaparece para darle paso a este maravilloso mundo: el del sentir con intensidad gozosa la vida de ese momento. En fin trato de que vivir con razones emocionadamente analizadas y emociones racionalmente hurgadas.


Afirmo que el pensamiento o mi pensamiento lo considero luz que enciendo para guiarme, el pensamiento solo no se enciende; sin embargo, si no le doy peso específico a mis ideas, conceptos o decisiones, poco tiene de luz mi pensamiento y mi elección final.

Cuando se analizan las decisiones que se tienen que tomar, a la luz de la razón, no tiene uno por qué quejarse al enfrentarse a una conclusión indeseada. Si previamente, habia pensado en los riesgos, no tengo ninguna razón  para expresar mis dolencias o desaciertos, y mucho menos mis lamentos.

Me invito y te invito a poner en práctica el pensamiento. 
Si pienso las cosas de la mejor manera, ordenada y sincera, mis conclusiones deben ser, necesariamente, positivas y enriquecedoras.

Es por eso el título de esta reflexión: El pensamiento es luz, la emoción fuego.

Hasta pronto.

19/8/16

"Elige tus propias batallas". (José Ma. Ochoa M.)

Elegir tus propias batallas encierra muchas decisiones,  varias elecciones pero una sola acción.

Esto surge de la convicción por ser una persona honesta, auténtica y equitativa y justa. Esto te hace elegir tus propias batallas. Recuerda que:

No podemos defender lo indefendible.
No podemos luchar por causas perdidas.
No debemos presentar guerras, ni defensas ante cosas que no nos corresponden.

Elegir las propias batallas quiere decir qué cosas defenderás, creerás, y luchar por ellas.

Las batallas que elijo son la siguientes:
1. Cuidar mi salud.
2. Trabajar con ahínco.
3. Cuidar mis recursos materiales.
4. Defender mis puntos de vista y convicciones.
5. Exigir por lo que he pagado.
6. Pagar y cobrar a tiempo.
7. Estar atento a las necesidades de mi familia.
8. Cumplir mis promesas reales.
9. Defender mi honor y el de mi familia.
10. Ser puntual y exigir puntualidad a los demás.

José María Ochoa es un gran amigo que constantemente comparte sus convicciones y su manera de pensar y ser. Normalmente, dice en pocas palabras grandes mensajes. Gracias, José Maria por compartir tu frase: "Elige tus propias batallas."

Hasta pronto.

15/8/16

Una vida...la de cada quien.

Estoy pensando cuan provechosa, productiva, útil, efectiva, honesta, exitosa o valiosa puede ser una vida. No quiero mencionar un calificativo o dos, como lo puede ser la pregunta ¿has sido feliz?, o ¿te has divertido? Pues bien la respuesta exacta tu la sabes.

"Una vida... la de cada quien", tiene sus calificativos, unos muy positivos, otros no tanto. La vida puede ser calificada de tantas maneras como pueda ser sentida, pensada o actuada.
 

Vivir a tu manera, disfrutar a tu manera eso es la vida, una vida, tu vida o la vida... la de cada quien.

Me gustaría hacer una herramienta enfocada al interior del ser, como por ejemplo los siguientes adjetivos: ¿Has tenido una vida vacía,? ¿plena?, ¿edificante?, ¿efectiva?, ¿productiva?, ¿ejemplar?, y así algunos adjetivos más.

Por lo pronto, deseo que en estos momentos ya estés pensando cuan provechosa, útil, plena, exitosa, valiosa está siendo tu vida.

La Vida es muy hermosa, muy soleada o muy productiva. O bien puede ser lo contrario...Eso es a lo que llamo: Una vida...la de cada quien.


Por lo pronto, sigo disfrutando la mía a mi manera.
Hasta pronto.