2/9/16

“Nacer, Crecer, Reproducirse y Morir”



Hace más de medio siglo más 15 años se me enseñó en casa que ese era el ciclo del Hombre.
Pues bien, no diré que lo recuerdo a cada rato, no. Hace rato que estaba pintando un bodegón, estaba reflexionando sobre qué tema escribiría. Seguí pintando, seguí viendo mis pinturas, mis pinceles, mis espátulas. Recordando varias cosas del día y reflexionando sobre algunas cosas, de repente me vino la frase que nos decía mi padre.

Quiero darle un sentido diferente a ese ciclo natural.
No se trata de “Nacer” sin haberlo pedido; sí se trata de Renacer en nosotros mismos de acuerdo a nuestras creencias, convicciones e intereses. Claro que podemos Renacer.

“Crecer”, Utilizaré este verbo, para recordarme que es mi responsabilidad mi crecimiento interior, crecer en habilidades, actitudes; hacer crecer a los demás con nuestro ejemplo y consejo.

“Reproducirse”. Utilizaré este verbo en sentido figurado. Puedo “reproducir” en los demás algunas convicciones, creencias y opiniones. Podemos hacer que los demás puedan ser un poco de nosotros mismos.
Dar el ejemplo (Compartiendo) es otra forma de “Reproducirnos”.
“Producir” algo que llevamos por dentro, en nuestro espíritu, en nuestra alma; al producirlo y compartirlo estamos multiplicando esas convicciones o pensamientos.

“Morir”. También utilizaré este verbo en sentido figurado.
No se trata de “Morir físicamente”, se trata de no repetir actos que dañen a los demás. Yo, tengo que dejar de hacer cosas que lesionen a los demás; por lo tanto, esa acción no tiene cabida en esta mi vida.

Ahora, el ciclo de vida lo llamaré: Renacer, Desarrollarse (Crecer), Compartir y Trascender.

Hasta pronto.

1/9/16

Yo quise, quiero y querré Ser:


Alguien que les enseñe a ver con claridad el rumbo, no necesariamente el destino.

Una persona que tenga una respuesta a toda pregunta y mil preguntas para toda respuesta.

Un Caballero que defienda los colores de la inocencia, los de la pobreza y los de la injusticia.

Un Guerrero que batalla que enfrente salga victorioso aunque con profundas heridas.

Un Lider que tenga un sueño para los demás y les ayude a convertirlo en realidad.

Un Mentor que les ayude a descubrir el por qué y para qué de su existencia.

Un Consejero que los lleve a las puertas de la sabiduría.

Hasta pronto.

29/8/16

Recuerda los recuerdos y olvida los olvidos.

Es posible que no recordemos cosas de nuestra niñez, nuestra juventud o nuestros días pasados.
Esos recuerdos son formas de encuentros internos; esos olvidos son formas de encuentros de libertad ansiada.

La niñez de muchos estuvo llena de inocencia, sueños, juegos, árboles y amigos. Esa, nuestra vida infantil, no tenía mañana, ni tenía ayeres,  solamente presentes, sonrisas y alegrías.
A medida que crecimos desaprendimos esos valores que constituyeron nuestro ser genuino; dejamos de soñar, dejamos de jugar, los amigos nos separamos, y solo los recuerdos permanecen en nuestra memoria: recuerdos que pocas veces son recordados y mil veces olvidados.

Si rescato los valores de mi pasado los refuerzo, los avivo y los vivo y volveré a vivir con los verdaderos sueños para lograr grandes cosas en mi futuro añorado, si no,  solo serán recuerdos olvidados.

Con frecuencia me repito: "recuerda los recuerdos olvidados, y olvida los olvidos olvidados; los primeros me darán alegrías, los segundos libertades."

Hasta pronto.