25/9/16

Ofrenda y plegaria.


Si yo deseo algo, creo que debo dar algo a cambio.
Recibir algo sin "pagar por eso" creo que no es tan justo...Bien, esa es mi creencia.
Si estoy en un error, es posible que, esta tarde, encuentre, el acierto. Y si estoy en lo cierto es posible que para mañana lo vea como un error.
Quiero escribir una petición a mi Dios.

Te ofrezco lo mejor de mi día:
Llegar a tiempo,
Tratar amablemente a las personas con quienes interactúe,
Concentrarme en mi trabajo,
Si estoy entrenando a mis participantes, lo haré de la mejor manera.
Enseñaré con cuidado, utilizaré mi paciencia, abriré mis oídos, seré justo y equitativo.
Cuidaré mis palabras, cuidaré mis emociones, cuidaré mis pensamientos.

Te pido que a ellos, mis participantes, mis alumnos o a quienes vaya a dar mentoria, que:
No les duela lo que digo, que les duela lo que no hacen.
No se distraigan, que se concentren en su aprendizaje
No pierdan el interés por su desarrollo, ni el de sus colaboradores.Logren sus metas en el trabajo y logren sus sueños en su vida
Creen prosperidad para los colaboradores, para los empresarios y bienestar para su familia
Se sientan en paz con lo que hacen, y que agradezcan lo que les das.
Así sea.


Una reflexión (muy mía, desde el fondo de mi alma):
"A veces mis ideas, emociones e inspiraciones no me dan para más, así es que cuando mi razón no sabe, la oración lo descubre." Ese es el poder de Mi oración.

Hasta pronto.