21/10/16

No se tienen años; nadie tiene años.

Los años que tenemos ya se vivieron; por lo tanto, no se tienen, se esfumaron. O mejor dicho, ¿en qué se convirtieron mis años?... esos años vividos?.

Reflexiono y me comento que llegué con vida, crecí viviendo, viví aprendiendo y sigo viviendo, sigo aprendiendo y sigo años sumando.

Los años vividos los he convertido en viajes, en conocer personas, escribir, pintar, soñar, conversar, hacer amigos, crecer con mi familia, crecer con mis aprendizajes y vivir de ellos.
Cuando estoy muy atento a mi interior, veo lejos, muy lejos mi infancia, mis primeros años en la escuela, en los árboles, en los patios, en los anocheceres y amaneceres. Claro que alcanzo a ver de dónde vengo, recuerdo lo que me enseñaron, lo que inculcaron lo que me demostraron. Ellos mis padres, ellos mis tutores, ellos que de mi cuidaron y de mi hiceron una buena obra de vida.
Mis años, esos años idos me han dejado en mi ser una buena obra de ser vivo.

Nuevamente, gracias a ellos y a todas las personas que pasaron por mi vida, a quienes recuerdo y a quienes he olvidado, gracias por contribuir con su palabra, su ejemplo, su compañía o su saludo o su recuerdo.

Mi conclusión, no tengo años, tengo recuerdos de mis años vividos y tengo un presente lleno de cosas amables, de palabras, ejemplos, imagenes y, finalmente, tengo esperanzas por los años venideros.

Hasta pronto.

17/10/16

Tu y Yo formamos un Nosotros.


Quiero hacer la reflexión más sencilla y más corta.

En las negociaciones o en las relaciones interpersonales va implícita esta frase:
"Tú tienes algo que yo quiero y yo tengo algo que tu necesitas."

Tu tienes palabras que yo desconozco, pero yo conozco letras que tu ignoras.

Tu tienes una sonrisa que me contagia, yo tengo una alegría que te embriaga.

Tu tienes enojos por mis desvaríos, yo paciencia para reaprender y corregir.

Tu tienes sueños que me corresponde ayudarte a convertirlos en realidad, yo realidades nuevas para poder soñar.

Tu tienes recuerdos que yo he olvidado y yo tengo olvidos que tu has recordado.

Así, la suma de un Tu y Yo nos lleva a un sencillo Nosotros.
Así de simple o así de complejo.
Pero "no somos solos, ni nos hemos formado el uno sin el otro; nos estamos formando, recreando y fortaleciendo el uno con el otro."

Esta es una historia de tu vida y es una vida de mi historia.

Hasta pronto.

16/10/16

De prisa, pero "sin prisas".

Esta frase ha nacido gracias a la manera de ser de una participante en uno de mis Seminarios llamado: "El Manejo maduro de los Conflictos."

Ella se llama Irma. Ella ha decidido formar una familia en ausencia de imagen paterna.
Ella se encarga de todo, especialmente,  en estos meses, de la construcción de su hogar.
Ella tiene dos obras : la material de su hogar, y la formativa en sus hijos.

Su comportamiento es sereno, firme y decidido. Su acción en contundente, aprisa pero "sin prisas". Esto quiere decir que ella trabaja rápido, le gana unos segundos o minutos a tu tiempo estandar.

Ella es una persona que nos ha enseñado a vivir un poco más adelante que a tiempo. Ella ha aprendido a "ganar un  segundo o dos a sus minutos".

Le pregunté si siente presión para andar "de prisa". Me contesta, "No, me gusta hacer las cosas rápido; de esa manera sé que puedo hacer muchas cosas porque sé lo que quiero, sé cómo los quiero y sé por qué lo quiero. Ella afirma que es su voluntad la que la hace hacer las cosas en mejor tiempo.

Es definitivo, Irma no ha nacido "de prisa", nació a tiempo. Ahora, en sus decisiones finales ha elegido aprovechar el tiempo de la mejor  manera posible. Ella no quiere dejar un minuto vacío en su vida.
 Ella es una mujer que vive "De prisa, pero Sin Prisas."
Gracias por ese ejemplo, Irma.

Hasta pronto.