9/10/17

Hay de lágrimas a lágrimas.


Por supuesto, qué así es.

Si hay lágrimas de amor, entonces existen lágrimas de odio.
Si hay lágrimas de alegría, las hay de tristeza.
Si hay lágrimas de placer, las hay de dolor.
Si hay lágrimas de bienvenida, las hay de despedida.
Si hay lágrimas de nacimientos, las hay de fallecimientos.
Si hay lágrimas de éxitos, las hay de fracasos.
Si hay lágrimas de recuerdos, las hay de olvidos.
Si hay lágrimas por plenitud, las hay de vacío.
Si hay lágrimas de compañía, las hay de soledad.
Si hay lágrimas de valentía, las hay de cobardía.
Si hay lágrimas de esperanza, las hay de desesperanza.
Si hay lágrimas del cuerpo, las hay del alma.

Hermoso lenguaje es el de las lágrimas.
Las lágrimas son "las vocales" del alma.
Benditas lágrimas, bendito lenguaje y hermosas almas.

Hasta pronto.