5/5/17

Buenas noches...


No todas las noches pasan desapercibidas.

Esta noche nos saluda; las otras noches también.

Quizá no todos tengamos la curiosidad de esperar fisica y conscientemente el anochecer; quizá no tenemos tiempo de ver cómo nuestro Sol "se oculta" en el horizonte dejándolos pinceladas de colores azules, naranjas, violetas y amarillos. El Sol se despide lentamente y nos trae la noche, dejándonos con su amada distante: La Luna.

La noche nos espera, la noche nos inspira, la noche nos adormece o nos invita a soñar.

La noche, así como la luna, es fuente de inspiración de los poetas, de los músicos y de los pintores. Nosotros, sin ser ni poetas, ni músicos, ni pintores nos dejamos abrazar por la noche, ella nos acompaña con momentos llenos de paz, penumbra y silencio.

La noche con su oscuridad nos regresa la energía empleada durante el dia, la noche nos permite descansar, la noche nos permite esperar.

La noche nos acompaña y nos sonrie.
¡Buenas noches a usted!

Hasta pronto.

3/5/17

Juego de palabras.

De olvidos y recuerdos...

He olvidado olvidarte. Aunque el olvido olvidado no cuenta, el darme cuenta que olvidarte ha sido un olvido prefiero mil veces haber olvidado ese olvido porque simplemente ese olvido no cuenta. Por lo tanto, hay recuerdo.

He recordado recordarte, aunque el recuerdo recordado no cuenta; el darme cuenta que recordarte ha sido un recuerdo prefiero mil veces no haber recordado ese recuerdo ya que simplemente cada día no recuerdo. Por lo tanto, hay olvido.

Esto lo escribo para olvidar lo olvidado o recordar lo recordado.

Dedico este juego de palabras al deber de olvidar las fallas y recordar los aciertos de la vida.

(Este tema es para ejercitar el razonamiento de cada lector y el mio.)

Y, usted ¿olvida o recuerda?

Hasta pronto.

30/4/17

No dañes a Nadie...¡ y menos a tí!

Cuando lo escribo me parece muy fácil; desconozco si a usted que leerá esto se le haga difícil.
Hoy tengo ganas de gritar...NO DAÑES A NADIE...menos a tí.

Me doy cuenta de que, aunque nos digamos seres inteligentes, no sabemos usar la inteligencia: Lo repito: NO SABEMOS emplear la inteligencia. La inteligencia es una facultad, es una potencia, es “un algo” (razonamiento), que nos ayuda a solucionar todo tipo de situaciones, adversidades, etc.
Nos “dejamos guiar” más por las emociones (que nos ciegan), pasiones (que nos enajenan), atracciones (que nos desvían), distracciones (que nos distraen)...pero ¿la razón?... contestaré como en ocasiones lo hacemos; ¿la razón?, bien gracias!. Y es como si nada pasara.


Si no sabes tratar a una mujer, mejor no la “tengas”; no compartas tu vida con ella.
Si no sabes tratar a un hombre, mejor no compartas tu tiempo con él.
Si no sabes tratar a un hijo o hija, mejor no los procrees.
Si no sabes “vender” la fe, no lo hagas. No lo hagas.

El peor daño que le hacemos a los demás entra por la puerta de los miedos. La gente tiene miedos de todo y por todo; la gente no cree ser valiente. ¿Sabes por qué?...porque no le enseñaron.
En todos estos casos los demás han hecho daño creyendo que todo lo sabe, todo lo pueden, todo lo quieren. Eso se llama miedo de no existir.

Me fui un poco más lejos del propósito del tema. El titulo es: “No dañes a Nadie...¡menos a tí!.
¿Cuánto daño te has hecho para llamar la atención o crear complejos de culpa a los demás?
¿Cuánto daño te has hecho culpando a los demás de tus acciones tontas?
¿Cuánto daño te has hecho por no creer en tí?
Si no sabes emplear la inteligencia, pregunta.
Si no sabes enseñar valentía, pregunta.
Si no sabe cómo hacerte un bien; por tu bien, pregunta.

Hasta pronto.

Los recuerdos son como ver las fotografias...las ves y sonries

Existen muchas acciones, situaciones o fechas en la vida de cada quien que simplemente son imborrables.
Es posible que recuerdes:
1. El primer día de clase en primaria, secundaria, preparatoria o universidad.
2. El primer día que empezaste a trabajar.
3. El primer encuentro con seres que tuvieron que ver en tu vida.
4. La fecha de tu matrimonio.
5. La fecha del cumpleaños de tus hijos o de seres importantes.
6. La fecha y hora del primer beso.
7. La fecha y hora del primer accidente doloroso.
8. El recuerdo imborrable de la primera traición.
9. La fecha de la partida de seres queridos.

Habrá otros recuerdos que no sean precisamente por fecha sino por el impacto que generó en tu ser.

Habrá otros recuerdos de gratitud, de compañía, de alegrías y cosas profundamente personales. Esos eventos y esas personas que tuvieron que ver o intervinieron en nuestra vida se asoman a nuestros recuerdos. Posiblemente, han desaparecido de nuestra memoria pero no de nuestro interior, ni de nuestra gratitud..

En lo personal, tengo muchos recuerdos genuinamente imborrables, porque esos eventos marcaron positivamente mi vida; esos recuerdos los convierto en energía para seguir adelante en mi largo caminar. Los recuerdo, sonrío discreta y gratamente; sigo con aliento, fe y esperanza en el camino de mi destino que, afortunadamente, descubrí en mi juventud.

Ese es mi principal recuerdo imborrable: mis amigos de ayer, son mis amigos del ahora y del mañana.

Hasta pronto