17/6/17

Si no lo quieres decir,

…mejor, escríbelo.
Plasma en un papel las ideas y reflexiona al respecto.

A veces nos quedamos sin palabras, no sabemos qué decir, y, menos, cómo decirlo.
Cuando vemos paisajes, nunca antes vistos, nos quedamos boquiabiertos y no se nos ocurre decir algo. Esto nos sucede porque nos hemos quedado extasiados por lo que contemplamos.
La naturaleza está llena de bellezas. La naturaleza es bella. La belleza es natural.
La puesta de sol del día de ayer fue maravillosa (como la de todos los días). Sucede que andamos absortos en cosas tal vez triviales, y nos hemos olvidado de contemplar la hermosura que nos dá la vida en sus colores, olores y sabores.

Cuando tengas algo que decir, por favor, exprésalo cuanto antes. Y si nada tienes que decir, entonces escríbelo.

Hasta pronto.

11/6/17

Para aprender algo nuevo debes tener paciencia, insistencia y resistencia.



Todos los días surgen nuevos deseos de aprender cosas nuevas y diferentes en la personas; desafortunadamente, no todos lo logramos. ¿Por qué?. Puede ser que lo que se ve, a primera vista, es que no se tiene fuerza de voluntad para insistir en el nuevo aprendizaje.

A mi parecer, esto es muy aventurado y de poca fuerza. Eso sí, es una aseveración dolorosa para quien la escucha y muy fría para quien la emite.
Creo que es necesario tener muchos más datos para poder hacer un juicio de valor al respecto.

Escribo por mí, hablo por mí y declaro lo que pienso de mí, en mi y conmigo (así de grande el pleonasmo). Cuando trato de aprender algo nuevo tomo en cuenta varios factores: a) el fin que pretendo alcanzar al aprender algo nuevo. b) Los resultado que me va a generar ese aprendizaje; c) las ventajas para mi trabajo o deseo definido. d) las facilidades que le dará a mi vida personal u ocupacional.
Por supuesto, que profundizo en la necesidad de ello. Me pregunto una y otra vez qué razones tengo para ese aprendizaje. Lo veo como necesidad, más que como deseo o deber. Trato de enfocarme en la necesidad con mucho cuidado.
Cuando analizo las cosas y veo que solo son deseos, trato de eliminarlo y no decido eso.
Si veo que es un deber, analizo lo que debo dejar de hacer, el tiempo que invertiré y los resultados que generaré para los demás.
Si veo que es mi obligación, solo cierro los ojos, acepto que debo aprender ese algo nuevo y no me permito ninguna excusa para no hacerlo.

Comparto que para aprender algo nuevo se necesitan tres cosas: paciencia, insistencia y resistencia.

Hasta pronto.