9/12/17

Perseverancia...

…para ir tras nuestros sueños, objetivos y metas.

No es fácil encontrarse con hombres o mujeres con
PERSEVERANCIA DE ACERO.

Cuántos buenos proyectos, cuántos buenos libros, poemas, música, etc., se fueron al bote de la basura porque faltó perseverancia a quien lo hizo.
La perseverancia es una de las virtudes más olvidadas y menos practicadas en el mundo acttual.

Mucha gente ordinaria es grande porque tienen PERSEVERANCIA DE ACERO
Saben lo que quieren, saben qué hacer y cómo llegar a su destino.
Cuando se enfrentan a los obstáculos , simplemente, los esquivan o los saltan, pero jamás detienen su carrera. Ellos nunca se dan por vencidos porque son seres en pleno autodesarrollo portando una envidiable perseverancia de acero.

Y usted, ¿tiene perseverancia de acero?

Hasta pronto.

23/11/17

El Día de Acción de Gracias...

El Día de Acción de Gracias (en inglés Thanksgiving Day; francés Jour de l'Action de grâce) es una celebración tradicional de Estados Unidos y Canadá que se celebra en estos países en diferentes días: en Estados Unidos el cuarto jueves del mes de noviembre y en Canadá el segundo lunes de octubre. Generalmente en esta festividad se reúnen en torno a una mesa familiares y amigos a compartir un banquete. Aunque es religiosa en origen está considerada como una festividad secular.

El día de Acción de Gracias en América del Norte tiene sus orígenes en una mezcla de tradiciones europeas y aborígenes.  En Europa, los festivales se llevaban a cabo antes y después de los ciclos de cosecha para agradecer por una buena cosecha, y para celebrar después del duro trabajo junto con el resto de la comunidad.  Los nativos americanos también celebraban el final de la cosecha.2 Cuando los europeos llegaron a lo que sería América por primera vez, llevaron sus propias tradiciones (fiestas de la cosecha) desde su continente, celebrando el final de su viaje, la paz y la buena cosecha. Aunque los orígenes del día de Acción de Gracias son similares en Canadá y en los Estados Unidos, los estadounidenses no suelen celebrar las contribuciones hechas en Plymouth, Massachusetts, mientras que los canadienses no celebran las contribuciones en la isla de Terranova.

En Canadá
Durante su último viaje a estas regiones en 1578, Frobisher llevó a cabo una ceremonia formal en la actual bahía de Frobisher, isla de Baffin (actualmente Nunavut) para dar las gracias a Dios; más tarde, celebraron la comunión en un servicio llevado a cabo por el ministro Robert Wolfall, el primer servicio religioso de ese tipo en la región. Años después, la tradición de la fiesta continuó a medida que fueron llegando más habitantes a las colonias en Canadá.

Los orígenes del día de Acción de Gracias en Canadá también pueden remontarse a principios del siglo XVII, cuando los franceses llegaron a Nueva Francia con el explorador Samuel de Champlain y celebraron sus cosechas exitosas. Los franceses de la zona solían tener fiestas al final de la temporada de cosechas y continuaban celebrando durante el invierno, e incluso compartían sus alimentos con los aborígenes de la región.

A medida que fueron llegando más inmigrantes europeos a Canadá, las celebraciones después de una buena cosecha se fueron volviendo tradición. Los irlandeses, escoceses y alemanes también añadirían sus costumbres a las fiestas. La mayoría de las costumbres estadounidenses relacionadas con el día de Acción de Gracias (como el pavo o las gallinas de Guinea, provenientes de Madagascar), se incorporaron cuando los lealistas comenzaron a escapar de los Estados Unidos durante la Revolución estadounidense y se establecieron en Canadá.

En los Estados Unidos
En los Estados Unidos, la tradición moderna del día de Acción de Gracias tiene sus orígenes en el año 1621, en una celebración en Plymouth, en el actual estado de Massachusetts. También existen evidencias de que los exploradores españoles en Texas realizaron celebraciones en el continente con anterioridad en 1598, y fiestas de agradecimiento en la colonia de Virginia. La fiesta en 1621 se celebró en agradecimiento por una buena cosecha. En los años posteriores, la tradición continuó con los líderes civiles tales como el gobernador William Bradford, quien planeó celebrar el día y ayudar en 1623. Dado que al principio la colonia de Plymouth no tenía suficiente comida para alimentar a la mitad de los 102 colonos, los nativos de la tribu Wampanoag ayudaron a los peregrinos dándoles semillas y enseñándoles a pescar. La práctica de llevar a cabo un festival de la cosecha como éste no se volvió una tradición regular en Nueva Inglaterra hasta finales de la década de 1660.
Según el historiador Jeremy Bangs, director del Leiden American Pilgrim Museum, los peregrinos pudieron haberse inspirado en los servicios anuales de Acción de Gracias por el alivio del asedio de Leiden en 1574, cuando vivían en Leiden.

Controversia sobre el origen

El sitio donde se llevó a cabo el primer día de Acción de Gracias en los Estados Unidos, e incluso en el continente, es un objeto de debate constante. Los escritores y profesores Robyn Gioia y Michael Gannon de la Universidad de la Florida han señalado que la primera celebración de este día en lo que actualmente son los Estados Unidos fue llevada a cabo por los españoles el 8 de septiembre de 1565, en lo que hoy es San Agustín, Florida.
Asimismo, varios historiadores aseguran que la primera celebración del día de Acción de Gracias se realizó en Virginia, y no en Plymouth. Los servicios de agradecimiento eran rutinarios en lo que se convertiría en la Commonwealth de Virginia en 1607.

Nota: Tema tomado de Wikipedia.

18/11/17

Otras propuestas para su desarrollo personal.

Tiempos diferentes, tiempos que exigen adecuarnos a las circunstancias, necesidades y medios actuales.
Aunque tengo mucho tiempo en esta actividad, quiero compartir los avences de una otra manera de hacer llegar mis propuestas de desarrollo personal y ocupacional a particulares y empresas deseosas por desarrollar habilidades y actitudes a sus colaboradores.

Este es el primer taller-herramienta que estamos difundiendo via promocional: "El uso del Tiempo".
Saludos.

2/11/17

"Porque lo digo yo..."


Existe un "virus" terrible que destruye relaciones, familias, amores, pasiones y esperas. Ese virus se llama “expectativas no enunciadas”.

Rápido y en corto afirmo que: Algunas personas quieren que los demás actuemos de acuerdo a sus expectativas.
Tan fácil como este enunciado. “Si no se hace como yo digo o porque yo lo digo, entonces me enojo”.
No sé si reir, carcajear o negar con la cabeza y una sonrisa "de pena ajena" con esta respuesta.


Te pregunto: ¿quién dice que los demás van a actuar como tú quieres?, ¿En dónde te contagiaste de este virus?

Te comparto cuatro antídotos para evitar el contagio:
a) No esperes que los demás actúen de acuerdo a como tu quieres, a menos que lo negocies.

b) Si deseas algo, exprésalo, comunícalo, descríbelo y cerciórate de que la otra persona entienda y acepte lo que deseas.
c) No pienses que tienes la razón, ni la verdad en todo, porque cada quien tiene las suyas.
d) Aprende de los demás, de sus acciones, convicciones y emociones expresadas.

¿Tienes tú la verdad y en todo estás en lo correcto?

De mi parte, ni conozco la Verdad, ni estoy en lo correcto; simplemente, creo en lo que comparto y lo hago de buena manera y con una sana intención.

Hasta pronto.

25/10/17

Despertar recuerdos o soñar futuros...

Existen recuerdos de todo tipo y épocas.
Los hay de risas y de lágrimas; de alegrías y sinsabores; los hay de dolores y de placeres. En fin, existen de pasados a pasados.

Aunque no podemos detener el tiempo, es recomendable, en ocasiones especiales, analizar las experiencias vividas para tomarlas como aprendizaje. 


Lo interesante del pasado sería poderlo analizar para aprender de los errores o aciertos, agradecer lo recibido o compartido, olvidar lo incómodo o pesado, eliminar lo doloroso o sacrificado, y sellar pasajes o sepultar olvidos.


¿Cómo vemos a nuestro anhelado y esperado futuro?. Casi todos lo vemos prometedor; pensamos que vendrán tiempos mejores, decisiones y acciones efectivas y nos vemos avanzando cada día.
Lo importante es empezar hoy a crearlo. 

Empecemos, al menos, con tratar de ser una mejor persona, hacer las cosas los mejor posible y estar atentos a aprender algo nuevo.

¿Quiere usted despertar recuerdos o soñar futuros?
Hasta pronto.

24/10/17

¡Feliz cumpleaños!

¡Feliz cumpleaños!

Me imagino que este día alguien de ustedes cumpleaños.
Pues bien, es momento para celebrar, agradecer y compartir.
Celebrar porque estás vivo(a) y contento(a).
Celebrar porque hoy gozas de salud plena.
Celebrar para agradecer a Quien tú quieras por haberte dado la vida.
Celebrar las oportunidades de lograr tus sueños, sortear los obstáculos, alcanzar tus metas.
Disfruta con tus seres queridos este momento de celebración.
Feliz cumpleaños.

Les confieso que he conocido personas que no celebran, ni le celebran su cumpleaños. Y creo que como esas personas ha de haber muchas en el mundo.

Y usted, ¿celebra, agradece y comparte su cumpleaños?

Hasta pronto.

23/10/17

¿Encender una vela?. ¿Para qué?...

¿Encender una vela?. ¿Para qué?... 

Para ver en ella cómo derrama sus gotas de cera y en ellas ver una impotencia congelada o una misión que se está cumpliendo segundo a segundo.


Ella se consume mientras nos brinda su luz y su calor. Esa luz nos sirve para hacer las cosas que debemos hacer. Esas cosas son, por lo general, para el bien de los demás. Así es que la vela y tú son una pareja que buscan el mismo bien.
Ella, la vela, no tiene decisión, ni elección alguna. Ella, simplemente, es encendida o apagada. Si es apagada, tiene la posibilidad de seguir cumpliendo su razón de ser (aunque ella no piense). Ella es encendida y sigue encendida hasta consumirse, mientras tu o yo aprovechamos su luz para lograr nuestra misión de ese momento. Creo que se merece nuestro agradecimiento.

Encender una vela tiene muchos significados y poderes; el que busco es el de la transformación de mi ser.
Cuando enciendo y contemplo la vela disfruto su luz, calor y fragilidad. Ella se entrega, se ofrenda, se apaga y se acaba. Es un gran ejemplo.


Nuestro deber en la vida es iluminar, dar calor y entregar lo mejor de nosotros mismos cuales velas en el universo que poblamos.

¿Quieres encender una vela?

Hasta pronto.