23/10/17

¿Encender una vela?. ¿Para qué?...

¿Encender una vela?. ¿Para qué?... 

Para ver en ella cómo derrama sus gotas de cera y en ellas ver una impotencia congelada o una misión que se está cumpliendo segundo a segundo.


Ella se consume mientras nos brinda su luz y su calor. Esa luz nos sirve para hacer las cosas que debemos hacer. Esas cosas son, por lo general, para el bien de los demás. Así es que la vela y tú son una pareja que buscan el mismo bien.
Ella, la vela, no tiene decisión, ni elección alguna. Ella, simplemente, es encendida o apagada. Si es apagada, tiene la posibilidad de seguir cumpliendo su razón de ser (aunque ella no piense). Ella es encendida y sigue encendida hasta consumirse, mientras tu o yo aprovechamos su luz para lograr nuestra misión de ese momento. Creo que se merece nuestro agradecimiento.

Encender una vela tiene muchos significados y poderes; el que busco es el de la transformación de mi ser.
Cuando enciendo y contemplo la vela disfruto su luz, calor y fragilidad. Ella se entrega, se ofrenda, se apaga y se acaba. Es un gran ejemplo.


Nuestro deber en la vida es iluminar, dar calor y entregar lo mejor de nosotros mismos cuales velas en el universo que poblamos.

¿Quieres encender una vela?

Hasta pronto.